Varias alertas de bomba obligaron a evacuar estaciones de metro y tren, y la agresión a dos agentes de la Policía, en lo que se sospecha que podría ser un ataque terrorista, causaron el caos este miércoles en el centro de Bruselas.

Por la tarde, una doble alerta de bomba comunicada por llamada telefónica y que se levantó poco después, afectó a las estaciones de Charleroi Sur y del aeropuerto, lo que acarreó su evacuación y la interrupción del tráfico ferroviario durante más de hora y media, lo que afectó a las conexiones por tren en todo el país y a los vuelos programados. En particular, se produjo el desalojo de esa estación de la ciudad y se adoptaron medidas de seguridad en el aeropuerto de Gosselies, tras una llamada telefónica anónima a los servicios de seguridad que alertaba de la explosión de varias bombas a las 17:45 hora local.

Con anterioridad, otra alerta similar obligó a evacuar la estación del Norte de Bruselas y provocó además la interrupción de la circulación de trenes y tranvías.

El edificio Portalis, que acoge la Fiscalía de Bruselas y se encuentra en las inmediaciones de la estación, también fue evacuado.

Ataque contra dos policías

Estas alertas se sumaron a la agresión sufrida por dos policías, en una acción con tintes de ataque terrorista.

La agresión fue perpetrada por un hombre con un cuchillo, en un suceso que la Fiscalía federal sospecha que podría ser un ataque terrorista, indicó un portavoz del Ministerio Público.

Se trata de un “posible atentado contra policías”, según confirmó Eric Van der Sypt, de la Fiscalía federal.
El presunto agresor es Hicham D., nacido el 26 de abril de 1973, de nacionalidad belga, según un comunicado del Ministerio Público, que precisó que el domicilio del sospechoso fue registrado y que no se encontraron armas de fuego ni explosivos.

El hecho tuvo lugar a mediodía en el distrito de Schaerbeek, al oeste de Bruselas.

Uno de los agentes resultó herido en el cuello y el segundo en la región abdominal, aunque en ninguno de los dos casos se teme por su vida.

El asaltante intentó darse a la fuga, pero fue detenido poco después por una patrulla policial que le disparó en la pierna, aunque su estado de salud no es grave y está previsto que sea interrogado en las próximas horas.

El agresor no hizo ninguna reivindicación tras este ataque, y un tercer policía que intervino en la detención resultó herido levemente.