El Ministerio de Salud a los centros adscritos a sus direcciones provinciales y áreas de salud a que hagan una exhaustiva vigilancia de los casos febriles y de leptospirosis en las zonas inundadas por las lluvias que el último mes han afectado al país.

El Ministerio también instruyó vigilar los casos de diarrea y que la Dirección General de Salud Mental ponga en marcha acciones de mitigación para reducir el estrés postraumático en personas que han tenido grandes pérdidas.

Según un comunicado, desde la semana pasada, las instancias Salud Pública identifica personas con enfermedades crónicas que han perdido sus medicamentos por tener que desplazarse ante los efectos de las lluvias.

En dos casos concretos, la Región III de Salud inició quimioprofilaxis, además de distribuir medicamentos en las zonas afectadas, además de realizar tamizaje de hipertensión arterial (HTA) y diabetes. A estas actividades se suma  la búsqueda activa de personas febriles.

Mientras, en la Región II de Salud desde hace 15 días se da seguimiento y se les suministran los medicamentos a pacientes crónicos que están en albergues.

El personal de salud tiene la instrucción de preguntarles a las personas febriles si estuvieron desplazándose o no en el lodo e iniciar de inmediato los tratamientos y seguimiento debidos.  

Exhortación

Ante las lluvias e inundaciones ocurridas en casi todo el país, el organismo de salud exhortó para que la población se lave constantemente las manos antes de comer, después de ir al baño y de cambiar los pañales a los bebés. Además, les pide consumir agua solo purificada, tratada con cloro o hervida, y lavar bien los vegetales.