El proyecto de Reforma Policial que cursa en el Congreso Nacional está a punto de ser aprobado con una pierna menos, debido a que el anteproyecto del Presupuesto General del Estado para el 2016 no prevé el aumento considerable de los recursos económicos que requiere la institución para acometer dicha transformación.

La tecnificación del organismo y la mejoría en la calidad de vida de sus agentes demanda, a juicio de los entendidos, un aumento significativo de sus recursos; sin embrago, este proyecto tan esperado por diversos sectores no figura entre los grandes cambios anunciados la semana pasada por el Poder Ejecutivo, que someterá al Congreso RD$663 mil 588 millones como Presupuesto General de la Nación para el año venidero.

El presidente saliente de la Comisión Permanente de Interior y Policía, Elpidio Báez, afirma que “no puede haber una reforma verdadera si no se le cambia la vida a los policías”. Báez entiende que uno de los puntos clave que debe contener el proyecto de reforma policial es la dignificación de los agentes y asegura que la administración de Danilo Medina está en la entera disposición de incluir una mejoría salarial en el Presupuesto del año próximo.

Este año el Estado destinó RD$13,200 millones para la Policía, según la página web de la Dirección General de Presupuesto, mientras que  la Oficina de Relaciones Públicas de la entidad informó a Metro que el anteproyecto del Ejecutivo para el 2016 le asigna 13,573 millones, para una diferencia de 373 millones. Sólo un 2.82%.

Sin embargo, el vicepresidente ejecutivo de la Fundación Institucionalidad y Justicia, (Finjus), Servio Tulio Castaños Guzmán, entiende que la reforma que se necesita en el país demandaría el doble de los recursos que actualmente están destinados a la llamada institución del orden.

Otro de los puntos fuertes del proyecto es la profesionalización de los policías, cosa que también necesita un aumento del factor económico para su favorable realización.

Elpidio Báez reconoce que “los delincuentes siempre llevan un paso delante de los policías, por lo que estos agentes deben estar formándose permanentemente, para poder darle alcance a la delincuencia”. Según el legislador, este martes los legisladores empezarán a discutir la iniciativa.
“El hecho de que se apruebe una ley orgánica no quiere decir que la Policía vaya a ser reformada.

Para reformar esta institución es necesario que la ley garantice los mecanismos de transparencia, y que los reglamentos que deben acompañar la pieza garanticen el sistema de formación de los policías”, afirma el especialista en políticas de seguridad ciudadana, Daniel Pou.

Considera además que “si la ley no contempla estos aspectos vamos a estar parados en el mismo punto”, lo que significa que la inseguridad que enfrenta la población podría continuar su auge.
El vicepresidente de Finjus entiende que la utilización de un polígrafo ayudaría a realizar una depuración efectiva de los agentes, con múltiples registros de involucramiento en hechos delictivos, además de que podría utilizarse como “filtro” para el ingreso de nuevos miembros.

Entiende además que el proyecto en estudio plantea, más que la transformación ideal, la reforma posible, que se vendría materializando en un plazo de dos a seis años.

Entre los cambios esperados, cuenta quitar a la Jefatura de la Policía, en lo adelante Dirección General, la discrecionalidad sobre la unidad de Asuntos Internos. 

Expertos en seguridad ciudadana coinciden en que el punto principal del proyecto de reforma es la dignificación de sus miembros, para evitar que se corrompan y se distraigan en actividades conexas, lo que significaría aumentar el salario de RD$ 7,000.29 que reciben cada mes.

De esta reforma y de su alcance dependerá que cada ciudadano se mantenga en la incertidumbre de si al salir de casa será otra víctima de los robos y atracos, que en el primer semestre de este año sumaron 3,631, según el boletín estadístico de enero a junio de 2015, emitido por el Observatorio de Seguridad Ciudadana.

Valoración: 
La Policía Nacional es la segunda institución dominicana peor valorada por la población, según el Barómetro de las Américas de 2014, con una ponderación 35.6 puntos en una escala del 1 al 100, como resultado de la pregunta “¿Hasta qué punto tiene usted confianza en la Policía?”. Sólo le superan en descrédito los partidos políticos, con 29.4.

Desconfianza
“No es posible que quien te está cuidando sea la persona que te infunde miedo”
Diputado Manuel Elpidio Báez
Presidente saliente de la Comisión Permanente del Ministerio de Interior y Policía.

Advertencia
“No hay forma de darle respuesta a la seguridad con una Policía separada de la ciudadanía”
Servio Tulio Castaños Guzmán
Vicepresidente ejecutivo de la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus).

Aseveración 

“El hecho de que se apruebe una ley no quiere decir que la Policía vaya a ser reformada”
Daniel Pou
Especialista en políticas públicas de seguridad ciudadana.