Se confirmó que el hermano del león Cecil, llamado Jericho, fue asesinado en el Parque Nacional de Hwange, en Zimbabwe, África.

Según Johnny Rodrigues, jefe del grupo de trabajo de Conservación de Zimbabwe, el felino fue asesinado por un cazador que opera ilegalmente, informó “CNN”.

Investigadores afirman que los cachorros de Cecil, el león que fue asesinado por el dentista estadounidense Walt Palmer, estaban siendo protegidos por Jericho. Por lo que esta noticia posiblemente cambie la situación en la que viven actualmente los pequeños leones.

Según informes del periódico británico “Metro”, David MacDonald, uno de los miembros de la Unidad de Conservación de Vida Silvestres de la Universidad de Oxford, aclaró que en la ley natural de los leones, se dicta que cuando el macho alfa fallece su mandato puede ser usurpado acabando con la vida de los más pequeños.

Los investigadores aseguraron que Jericho estaba al mando por lo que no habían hecho daño a los cachorros.