Un grupo de manifestantes realizó una "cadena humana" frente a la sede de la Junta Central Electoral (JCE), para exigir la renuncia del presidente de ese organismo, Roberto Rosario Márquez, y la anulación de las elecciones generales al considerar que los comicios, supuestamente, estuvieron plagados de irregularidades.

Entre los protestantes se encontraba el sacerdote Rogelio Cruz, alejado de la opinión pública en los últimos meses, y quien afirmó que las elecciones del 15 de mayo pasado fueron "un matadero electoral".

Afirmó el combativo prelado que todo lo que ha ocurrido tras los comicios "se sabía de antemano", porque en la campaña no hubo equidad ni en el uso de la publicidad ni en los recursos de los candidatos.

"Mi preocupación a partir de ahora es que no sé a quién voy a obedecer, debido a que los resultados de las elecciones son ilegales", dijo Cruz.

También participaron de la protesta simpatizantes del Partido Revolucionario Moderno (PRM), Movimiento Rebelde y el colectivo Poder Ciudadano, quienes exigieron a gritos la renuncia de Rosario como presidente de la JCE.

Manuel Robles, de Poder Ciudadano, dijo que la entidad reclama la realización de nuevas elecciones en los municipios donde hubo las supuestas irregularidades.

Mientras que Ramón Santos, presidente del PRM en la provincia Santo Domingo, pidió la anulación de las elecciones en las demarcaciones donde no se pudo contar el mismo día, incluido el Distrito Nacional.

En las elecciones generales el presidente Danilo Medina logró la reelección con casi el 61 % de los votos válidos, mientras que su principal contrincante, Luis Abinader, del PRM, se alzó con el 35 por ciento.