El ministro de Turismo de Brasil, Henrique Eduardo Alves, renunció ayer a su cargo un día después de volver a ser salpicado por el escándalo de corrupción en Petrobras, confirmaron a Efe fuentes oficiales.

Las razones de la dimisión de Alves no fueron aclaradas, pero su renuncia fue confirmada a Efe por la Presidencia y ocurre un día después de que se conoció que figura entre los políticos que supuestamente se beneficiaron de la corrupción en Petrobras, según un delator que también implicó al presidente interino Michel Temer.

Alves es el tercer ministro que pierde Temer en las cinco semanas que lleva en el poder en lugar de la mandataria Dilma Rousseff, que fue suspendida de sus funciones para responder a un juicio de destitución.

Anteriormente ya habían dimitido los titulares de Planificación, Romero Jucá, y Transparencia, Fabiano Silveira, y en ambos casos por unas grabaciones hechas por el expresidente de Transpetro Sergio Machado, uno de los involucrados en el escándalo de la petrolera.

En esas grabaciones, Jucá y Silveira hacían duras críticas a la forma en que se conduce la investigación en Petrobras y el primero llegaba a afirmar que era necesario “delimitarlas”, lo cual podría hacerse si Temer asumía la presidencia en lugar de Rousseff.

Este miércoles, la Justicia reveló el contenido de la declaración que Machado dio en el marco de un acuerdo de cooperación a cambio de una futura reducción de pena.