El proceso de repatriación de los cadáveres de los turistas muertos en el accidente del avión de la compañía rusa Metrojet, siniestrado el sábado en la península egipcia del Sinaí con 224 personas a bordo, comenzó ayer con el traslado al aeropuerto de El Cairo de 126 de los cuerpos.

Una fuente de seguridad del aeródromo informó que los cadáveres serán repatriados con destino a Rusia. El Ministerio de Justicia egipcio indicó anteriormente que se habían tomado las medidas para entregar los cadáveres a la Embajada rusa en El Cairo, como paso previo a su traslado a San Petersburgo. 

Por su parte, una testigo indicó  que decenas de ambulancias continúan a las afueras de la morgue de Zenhum, en El Cairo, a la espera de trasladar el resto de cadáveres al aeropuerto. 

Los autoridades que investigan el caso hallaron, por el momento, 187 cuerpos de las 224 personas fallecidas, además de varios restos mortales. De esos 187, 171 se entregaron a las autoridades forenses, que los distribuyeron por cinco hospitales públicos y la morgue de Zenhum, antes de ordenar el traslado de la mayoría al aeropuerto de El Cairo para su repatriación. 

Ya llegaron a Egipto tres aviones rusos con la delegación de investigadores, los ministros de Transporte, Maxim Sokolov, y para Situaciones de Emergencia, Vladimir Puchkov, y el máximo responsable de la agencia de aviación civil Rosaviatsia, Alexandr Neradko. El avión de Metrojet (Kogalymavia) se estrelló media hora después de despegar de la localidad turística de Sharm el Sheij con destino a San Petersburgo.

Todos los pasajeros y tripulantes eran rusos, excepto tres ucranianos y un bielorruso, y entre ellos había 25 niños.

Mientras tanto, el grupo Estado Islámico aseguró haber derribado el Airbus A321 de la aerolínea rusa Kogalymavia que se estrelló este sábado en la península del Sinaí, provocando la muerte de las 224 personas que iban a bordo.

Los yihadistas afirman haber actuado en represalia a la intervención rusa en Siria, pero Moscú reaccionó con escepticismo a la reivindicación del EI. 

Egipto “no dispone de ninguna información que confirme tales insinuaciones”, comentó el ministro ruso de Transportes, Maxim Sokolov.

Varios expertos dudan también de la veracidad de esta reivindicación, aunque no pueden excluir que se haya tratado de un atentado.

El contacto con el avión de la aerolínea rusa Kogalymavia, más conocida como Metrojet, se perdió apenas 23 minutos después de haber despegado de la célebre estación balnearia de Sharm el Sheij, a orillas del mar Rojo, cuando volaba a una altitud de más de 30,000 pies (unos 9,000 metros).  

Por otra parte, tres compañías aéreas de Emiratos Árabes Unidos anunciaron que evitarán sobrevolar la península egipcia del Sinaí hasta que se conozcan más detalles sobre el siniestro del Airbus-321 de Metrojet.