El primer ministro británico, el conservador David Cameron, informó que mañana miércoles abandonará su cargo como jefe del gobierno del Reino Unido y cederá el cargo a la titular de Interior, Theresa May.
En una declaración ante su residencia de Downing Street, Cameron dijo que el 13 de julio presidirá su última sesión de preguntas como primer ministro en la Cámara de los Comunes antes de acudir al palacio de Buckingham para presentar su dimisión a la reina Isabel II.

El todavía “premier” británico comunicó los pasos a seguir después de que May quedase como única candidata al liderazgo del Partido Conservador y al cargo de jefe del gobierno, tras la retirada de su única rival, la diputada Andrea Leadsom.

Cameron admitió sentirse “encantado” de que May sea su sucesora y calificó a la ministra de Interior como una profesional “fuerte” y “competente” y “más que capaz” para liderar al país.

También confesó sentirse satisfecho de que el Partido Conservador no continúe con un largo proceso electoral para elegir al nuevo líder, después de que Leadsom, secretaria de Estado de Energía y que apoyó la salida del Reino Unido de la UE, optara por retirarse.

Cameron, que el pasado 24 de junio comunicó su intención de dimitir por el triunfo del “brexit” (la salida de la UE), agregó que este martes presidirá su última reunión del gobierno.

La próxima primera ministra tendrá la difícil tarea de decidir cuándo invoca el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que establece el proceso de negociación de dos años sobre los términos de la salida del Reino Unido de la UE.

En tanto, este miércoles May se convertirá en la segunda mujer al frente del gobierno del Reino Unido desde que Margaret Thatcher saliera del poder en 1990, después de once años en el poder.

Haremos del “brexit” un “éxito” para el Reino Unido

La líder del Partido Conservador británico, Theresa May arropada por decenas de diputados conservadores ante las puertas del Parlamento británico, destacó que el país afronta “tiempos de incertidumbre política y económica”, pero reiteró que trabajará por lograr “el mejor acuerdo” con Bruselas para que el Reino Unido abandone la Unión Europea (UE).

“Necesitamos una nueva visión de futuro, sólida y positiva. Una visión para un país que funcione no solo para unos pocos privilegiados, sino para todos, porque vamos a dar a la gente un mayor control sobre sus vidas”, afirmó.

May, que durante la campaña previa al referéndum del pasado 23 de junio defendió la permanencia del Reino Unido en la UE, reiteró que “’brexit’ significa ‘brexit’” y cerró la puerta a que su Gobierno vaya a buscar alternativas para no tener que salir de la unión.

La política conservadora afirmó que su campaña se basó en “la necesidad de forjar un liderazgo fuerte y probado” y en la voluntad de perseverar en unos tiempos de incertidumbre política y económica.
Su Gobierno, con mandato hasta 2020, deberá centrarse ahora en obtener “el mejor acuerdo” posible con la Unión Europea y “forjar un nuevo rol” para el Reino Unido en el mundo, dijo.

May se mostró “honrada” por haber sido elegida líder de los conservadores y rindió tributo a los otros cuatro políticos que presentaron su candidatura para suceder a Cameron -quien el 24 de junio, tras el referéndum, anunció su intención de dimitir- al frente de la formación “tory”.

La próxima primera ministra británica, dedicó un agradecimiento “especial” a Leadsom, que se retiró de la carrera por dirigir el partido, tras sufrir presiones en los últimos días por haber sugerido que ser madre le daba ventaja para dirigir el país.

“Quiero rendir homenaje también a Cameron, por su liderazgo del partido y del país”, manifestó May.