El primer ministro británico, David Cameron, alertó que el Reino Unido corre el riesgo de “aislarse” si vota este jueves en el referendo por la salida del país de la Unión Europea (UE), en una entrevista divulgada ayer miércoles por The Guardian.

En declaraciones a ese periódico, que ha manifestado su apoyo público a la campaña por la permanencia, el líder tory criticó el enfoque “estrecho de miras” sobre inmigración que, según él, ha adoptado el bando favorable al “brexit” durante el debate.

El político conservador también lamentó el póster divulgado la pasada semana por el líder del eurófobo UKIP, Nigel Farage, que muestra a decenas de migrantes no comunitarios tratando de acceder a Europa, por considerarlo un intento de fomentar la intolerancia.

A un día para el crucial plebiscito, Cameron opinó que el Reino Unido se convertirá en “un país insular y más encerrado en sí mismo” si los votantes se decantan por abandonar el bloque común.

Según el jefe del Ejecutivo, la inmigración -uno de los puntos más espinosos del debate, junto con la economía- debe ser abordada “con gran cuidado” pues este país “es tal vez la democracia multiétnica, multiconfesional con más éxito de la tierra”.

A juicio de la autoridad, abandonar la Unión Europea enviaría “un mensaje muy claro de que rechazamos esta idea, de que el Reino Unido es estrecho de miras, insular y está encerrado en sí mismo”.

En otra entrevista concedida a la BBC desde la ciudad de Bristol, Cameron defendió de nuevo que este país “es más fuerte y está mejor” dentro del bloque común e instó a los votantes a no respaldar el “brexit”, un escenario que “dañará” la economía nacional.

Al respaldar la permanencia, reconoció también que la Unión Europea “no es perfecta y necesita reformas” que “se llevarán a cabo”.