La nueva campaña publicitaria de la compañía de refrescos Coca-Cola ha sido interpretada como una en contra del precandidato estadounidense Donald Trump.

De acuerdo con la empresa, el objetivo real de la campaña consiste en “ayudar a los latinos a celebrar el inmenso orgullo que rodea su cultura, sus raíces y más que nada sus apellidos”.

Sin embargo, tras publicarla en las redes sociales mediante el hashtag #OrgullosoDeSer, ha sido interpretada por algunos como un mensaje contra las críticas que ha realizado recientemente Trump contra los hispanos.

El candidato del Partido Republicano inició su ataques contra los latinoamericanos el 16 de junio, mismo día que anunció su candidatura para la presidencia estadounidense en 2016.

De acuerdo con el periódico español el "El País", la compañía de refrescos también recibió ataques de parte del magnate en 2012, todos vía Twitter.