El canciller de Haití, Lener Renauld, defendió hoy la decisión de su país de prohibir la entrada, vía terrestre, de 23 productos dominicanos, y subrayó que el deber de las autoridades locales es "proteger" a sus ciudadanos.

A través de su cuenta de Twitter, el funcionario señaló, sin entrar en mayores detalles, que tomaron nota de la observación del embajador dominicano, Rubén Silié, llamado a consulta la semana pasada por esta decisión.

Sin embargo, dijo, que su país está en "el deber" de adoptar medidas para proteger a sus ciudadanos.

A la vez, precisó, que a los productos en cuestión no se les prohibió el ingreso, sino que se cambió de ruta.

El pasado 15 de septiembre el Ministerio de Economía y Finanzas haitiano prohibió la importación vía terrestre de 23 productos dominicanos a partir del uno de octubre próximo.

Entre los productos exportados por República Dominicana prohibidos por Haití figuran la harina de trigo, cemento gris, aceite comestible, jabón, detergente en polvo, detergente líquido o en espuma, agua potable, pintura y productos para carrocería de vehículos, mantequilla, manteca y herramientas para la construcción.

En respuesta, la República Dominicana llamó a consultas a su embajador en Haití, Rubén Silié.

La Cancillería, además, afirmó que no descarta la ejecución de "otras medidas diplomáticas" como forma de rechazar la prohibición anunciada por Haití.

Esta situación se suma al conflicto generado después de que se aplicara el Plan dominicano de Regularización para Extranjeros, cuyo plazo para acogerse se cumplió en junio, que afecta en su mayoría a inmigrantes haitianos y ante el cual Gobiernos de la región, organismos internacionales y ONG expresaron preocupación por posibles deportaciones masivas que arrastren a personas nacidas en el país de padres extranjeros indocumentados.