El canciller Andrés Navarro consideró hoy necesario un desagravio de la Organización de Estados Americanos (OEA) a la República Dominicana por apoyar la invasión estadounidense al país caribeño en 1965.

Navarro se unió al presidente Danilo Medina, quien el lunes pasado, en la inauguración en Santo Domingo de la 46 Asamblea General de la OEA, demandó de este organismo pedir perdón a su país por haber legitimado dicha invasión.

"Se hace necesario para el pueblo dominicano cerrar este capítulo y muy bien le corresponde a la OEA colaborar en este sentido, hacer un gesto de desagravio y un compromiso de que hechos de esta naturaleza no estarán vinculados en el futuro al accionar de nuestra organización", subrayó Navarro en su intervención en la segunda y última jornada de la Asamblea General del organismo hemisférico.

A la vez, el canciller dominicano reafirmó el compromiso con la carta de la organización y con los principios y valores "con los que nos hemos comprometido para un hemisferio de paz".

El jefe de Estado dominicano afirmó el lunes, en presencia del secretario general de la OEA, Luis Almagro, que esta invasión abortó el proceso democrático que se había iniciado con la elección como presidente del profesor Juan Bosch, impidiendo así el retorno al orden constitucional, legítimamente establecido en 1963.

"En nombre del pueblo dominicano y en el mío propio, les propongo a todos ustedes que durante este período ordinario de sesiones, se apruebe una resolución de desagravio a la República Dominicana por el rol desempeñado por la OEA durante la Revolución de Abril de 1965", expresó el gobernante dominicano.