Para la politóloga Rosario Espinal, los dos cambios más desacertados realizados por el presidente Danilo Medina en los actos de juramentación del pasado 16 de agosto han sido el de Miguel Vargas Maldonado como ministro de Relaciones Exteriores y el Jean Alain Rodríguez, como Procurador General de la República.

Esto se lo adjudica a la alta tasa de rechazo que se ha ganado Vargas Maldonado y a la inexperiencia de Alain Rodríguez. Pero, este cargo al presidente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) no fue una sorpresa, ya que, según Espinal, fue la cuota pagada por el Presidente por recibir el apoyo de esa organización para hacer los cambios en la reforma constitucional.

“Lo que sucede es que el PRD recibe su cuota por haber sido instrumental en la reforma constitucional. Esto crea un problema, sobre todo en el Ministerio de Relaciones Exteriores, donde eso fue un feudo del partido reformista. Yo supongo que formar un gabinete debe ser como un rompecabezas, muy difícil.

¿Qué yo hubiera querido? Más caras nuevas, más mujeres, por lo menos que de cuatro la elevaran a seis u ocho”, comentó Espinal, entrevistada en un programa televisivo.

Aunque un miembro de un partido opositor tenga en su poder este cargo, Espinal entiende que no representa un peligro ni una amenaza para el Partido de la Liberación Dominicana (PLD).
La catedrática comentó que la gente no ha visto bien la designación del nuevo Procurador, pero afirma que no puede hacer ningún comentario porque no lo conoce.