El candidato presidencial oficialista de Haití, Jovenel Moise, el más votado en la primera vuelta electoral, dijo hoy estar listo para participar en el balotaje, que puede celebrarse el próximo 24 de enero.

A la vez, llamó a la oposición a buscar soluciones para superar la reciente crisis política que vive el país tras las denuncias de irregularidades en la primera vuelta de las elecciones presidenciales del pasado 25 de octubre.

"Para mí lo más importante es el país, los más pobres, un futuro mejor para todos. Es fácil hacer política y crear crisis pero tenemos que comportarnos como líderes responsables", subrayó.

Asimismo acusó a la oposición de no querer una solución para la crisis.

La segunda vuelta electoral estaba prevista para el pasado 27 de diciembre, pero fue pospuesta sin fecha en medio de denuncias y reclamos de la oposición.

El Consejo Electoral Provisional (CEP) propuso ayer al presidente del país, Michel Martelly, celebrar el balotaje el 24 de enero próximo y no el 17, como el mandatario anunció a comienzos de año.

En una carta dirigida al jefe de Estado, el CEP aseguró que está capacitado para celebrar esos comicios en la fecha propuesta a pesar de que tendrá que hacer frente a "limitaciones" durante el proceso.

En la segunda vuelta electoral se enfrentarán Moise y el opositor Jude Celestin, al no lograr ninguno más del 50 % de los votos en las elecciones de octubre pasado.

Moise, del Partido Haitiano Tet Kale (PHTK), fue el más votado con un 32,76 %, mientras que Celestin, de la Liga Alternativa por el Progreso y Emancipación Haitiana (Lapeh), obtuvo un 25,29 %, según los datos oficiales emitidos por el CEP.

No obstante, Celestin, quien ya aspiró a la Presidencia en 2010, rechazó hoy participar en la segunda ronda al argumentar que el Gobierno y el CEP "deben respetar" las recomendaciones de la Comisión Independiente de Evaluación Electoral, que determinó "serias irregularidades" en las pasadas elecciones.

El grupo opositor G8, integrado por Celestin y siete excandidatos, ha pedido en las últimas horas la renuncia de los miembros del CEP y propone la conformación de un Gobierno de transición a partir del 7 de febrero cuando concluye el mandato del presidente Martelly.

Sin embargo, Moise y la comunidad piden celebrar elecciones y la instalación de un nuevo Gobierno.