¿En qué consiste el proceso de observación electoral que realiza Participación Ciudadana?

Participación Ciudadana, en sus 22 años de existencia ha realizado esta labor titánica de observación electoral y con esta de 2016 ya son 10 veces.

A lo largo de esas 10 observaciones han trabajado voluntariamente 54 mil personas, de ellos el 80% es joven y el 54% han sido mujeres.

Hacemos una observación electoral integral. Esto significa asumir todas las fases de las distintas actividades que conllevan las elecciones, por ejemplo, campaña electoral.

Nosotros inauguramos este proyecto de supervisión el pasado 30 de septiembre.

Observamos todo lo que implica la publicidad y propaganda; todo lo que implica la inequidad en el acceso a los medios de comunicación.  También observamos discriminación política, además de todo aquello que implique violencia o el deterioro de la democracia interna de los partidos políticos.  

Le ponemos atención a la trashumancia electoral, al uso y abuso de los recursos del Estado; no solo desde el Poder Ejecutivo, sino también del Congreso.

Observamos al poder municipal, tomando en cuenta que en los ayuntamientos del país también hay un desastre. Todo eso lo observa Participación Ciudadana durante todo un proceso electoral.

La democracia interna de los partidos también la vemos, por  ejemplo, la violencia que se originó en las primarias del PLD, que dejó dos muertos y decenas de heridos. Por situaciones como esta es que ahora estamos realizando junto a la ciudadanía la campaña “échale un ojo”.

Sabemos que PC es un movimiento cívico no partidista, según sus estatutos. ¿Por qué consideran necesaria esta “labor titánica” que realizan de supervisión de los diferentes procesos políticos del país?

La calidad de la democracia. Esta comienza por el punto de la pureza del proceso electoral y esa pureza del proceso electoral significa que los que salgan de esas elecciones sean dotados del mayor grado de legalidad y de legitimidad.

Legitimidad es la construcción del consenso. Necesitamos una ciudadanía que se empodere, que observe; porque la democracia la construimos entre todos. No la podemos dejar para los actores políticos; que sean ellos que la lleven a cabo 100%.

La calidad de un país está determinada por la calidad de la ciudadanía. Entonces, de eso se trata.

¿De qué sirve que tú estés bien si la sociedad está mal? ¿De qué sirve que tú estés bien cuando tú ves que hay gente que en un día logra 100 mil veces más que lo que tú tienes en 40 años trabajando?

Se acercan las elecciones generales y con ello decisiones importantes para el desarrollo del país. ¿Qué tienen planeado hacer en mayo próximo?

Entre todas las cosas que tenemos pensadas, vamos en esta oportunidad a tratar de hacer un esfuerzo para que los discapacitados tengan acceso al sufragio.  

Acuérdate que estas son las elecciones más complejas. Son seis millones 756 mil 136 electores, y hay alrededor de 700 mil dominicanos que tienen una u otra discapacidad.

Hay 16 mil colegios electorales. Entre esos, que son 4,500 recintos, los hay que están en una tercera planta, en una cuarta. Hay gente que está en una silla de ruedas. Hay gente que no ve, hay gente que no tiene brazos. Son personas con discapacidad. Nosotros vamos a asumir ese proceso. Repito, será un proceso titánico.

Desde el pasado 30 de septiembre, según plantea, empezaron estas observaciones. ¿Cuáles son los principales problemas, en términos políticos, que han encontrado?

La crisis de la democracia interna de los partidos políticos. Cómo se vulnera la Constitución; cómo se violaron los estatutos de los partidos.

También la violencia que se ha dado en algunos partidos por candidaturas, como los dos muertos y decenas de heridos que dejaron las primarias del PLD.

La no circulación partidaria. Fíjate que fueron los mismos; 32 senadores del PLD, 100 diputados del PLD, los 43 diputados del PRD y los 9 o 12 del Partido Reformista. Sin elecciones ni nada, la cúpula dijo estos son los que van. ¿Eso es democracia? No.

Evaluamos el padrón electoral. Evaluamos cómo el Poder Judicial está subordinado al poder político.

El problema es que no devienen en lo institucional que es la base, y después que te dicen que lo importante no es el partido y la sociedad, sino el compañero con quien ya hice el compromiso. La gente no se está dando cuenta. Esto está mal.

Ese transfuguismo (traición) expresado en el tigeraje político. La cultura del engaño, la cultura de la tramposería. Eso es lo que se está dando en RD. Moralmente estamos muy mal.

A medida que más se acerca el día de las elecciones se observan más vallas en el gran Santo Domingo ¿Qué informaciones han recaudado en ese sentido?

Ahora evaluamos el número de vallas que hay en el país. Hay 3,394 vallas, de esas 1,392 son del PLD (44%), pero cuando tú las segregas el 55% de las vallas grandes son del PLD. Eso es inequidad.
En ninguna parte del mundo el Gobierno invierte tanto en propaganda y en publicidad como en República Dominicana. De todo lo que se invierte en publicidad y propaganda en el país, el 30% lo gasta el Gobierno. Ahora mismo es el que más invierte en propaganda y publicidad.

El otro año el Gobierno gastó tres mil 677 millones en eso. Eso quiere decir 10 millones 213 mil pesos diarios y ahora en enero gastó 12 millones en publicidad y propaganda, diario. Todo esto en un país pobre.

Si tú me dijeras que es para decir a la gente, mira el zika, aquello; pero no. Es para reiterar cada minuto lo de alfabetización, lo del 4 % de educación, algo que nos los están diciendo desde el primer año de Gobierno. Entonces eso es dispendio en gerencia moderna, para no llamarle de otra manera.

Fuerzas opositoras plantean que el presidente Medina debería tomar “un receso” para poder hacer campaña política. ¿Cree usted que esto sea pertinente?

No se le puede pedir una pausa al Presidente, que haga eso, porque él fue elegido para trabajar. Lo que se le pide es que sea ético y que asuma la política con principios.

Por ejemplo, absolutamente nadie puede hacer campaña donde él vaya a inaugurar una obra del Estado. Él no lo puede permitir; si él lo exige –como Jefe de Estado–, no se hace.

Lo que hizo el Presidente el 31 de enero en su proclamación, eso es inaceptable desde el punto de vista de la política íntegra, ética. Gente favorecida con la visita sorpresa la llevó ahí, la exhibió ahí.

Eso era un acto privado de un partido político y cuando él va a las “visitas sorpresas” él va como Presidente, y cuando él le garantiza a esa gente apoyo económico, ese dinero es de nosotros, los dominicanos y dominicanas, no es del Presidente.

Lo que pasa es que aquí hay una concepción muy errada y nosotros seguimos con Trujillo y con Balaguer en la cabeza.

Trujillo creía que esto era de él; que esto era una finca. Él disponía de nosotros; hacía y deshacía. Aquí creemos que un presidente puede hacer y deshacer. Es la base legal. Cambian la ley solo cuando les conviene.

La ley es la ley y lo bueno de la ley es que es igual para todos. Esa es la base de una democracia. Donde no se respeta la ley, tarde o temprano, hay una alteración social y es volver a la época de la barbarie.

No se puede aprovechar las políticas del Estado para lo personal. El presidente llevó a esa gente de “la visita avisada porque no es sorpresa”; eso es inaceptable, aberrante, y nosotros se lo permitimos.

El más llamado a cumplir las leyes y La Constitución es el Presidente, porque él es el primer funcionario de la sociedad. Representa al Estado y al Gobierno.

Ya ha mencionado que en 10 procesos electorales han participado junto a ustedes 54 mil observadores, incluidas las cifras que esperan para estas elecciones. ¿Cómo los preparan?

Estamos yendo a las universidades y hablando con las autoridades. Los voluntarios llenan un formulario y se les da un curso de tres horas.

Queremos integrar a la gente. Preparamos a estos voluntarios en cómo observar las elecciones de este 2016. Estamos empoderando a la ciudadanía. Esto es un ejercicio de ciudadanía de cada uno de nosotros, de toda la sociedad civil.