En enero de 2014, los ojos del mundo se tornaron hacia Venezuela por el asesinato de la actriz y ex Miss Venezuela Mónica Spear. Este incidente no fue uno aislado.
Venezuela es el segundo país más violento del mundo, según datos de organizaciones independientes nacionales e internacionales. Las estadísticas oficiales no se divulgan hace años, lo cual dificulta la labor de organizaciones como el Observatorio Venezolano de la Violencia o Paz Activa.
Según el consultor independiente, Marcos Tarre Briceño, “la opacidad informativa evidencia el desinterés del Estado en atacar de raíz a uno de los problemas que más afectan a nuestra gente. En 16 años de revolución bolivariana han pasado por el Ministerio de Relaciones Interiores 12 ministros. Se han presentado seis planes de seguridad. No hay seguimiento a las políticas públicas que tímidamente se han activado para frenar el avance de bandas criminales”.
El investigador formó parte del equipo que presentó el primer Informe del Observatorio del Delito Organizado en Venezuela junto a la ONG Paz Activa. En el caso de homicidios, el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) informó que en 2014 se reportaron 24,980 muertes y una tasa de 82 muertes violentas por cada 100 mil habitantes. “Somos el segundo país con más homicidios en el mundo, solo detrás de Honduras)”, explicó, por su parte, el investigador Roberto Briceño León, director del OVV.
“Han incrementado los hurtos y robos cometidos por delincuentes no profesionales; es un comportamiento delictivo amateur, como modo de vida, como un medio aceptado socialmente de activar un ‘rebusque’ para completar los ingresos... Esta modalidad se refuerza por la impunidad”, explicó.

La Ecuación Venezuela
Marcos Tarre detalló a Metro otros elementos que, según sus investigaciones, potencian la violencia. “Tenemos unos niveles bárbaros de corrupción, que es la gran facilitadora del delito organizado”, argumenta. Es lo que llama la “Ecuación Venezuela”.
Dice que además del tráfico de drogas, armas y personas, se han detectado otros tipos de delitos en los últimos años como corrupción generalizada, mercado negro, robo de celulares, contrabando de gasolina y reventa de productos alimenticios y medicinales regulados.
Añade Tarre que el secuestro dejó de ser un delito de la frontera para expandirse a todo el país. Entre 2010 y 2014 se han contabilizado 4,400 casos, según cifras extraoficiales. Tarre estimó que hay entre 10 y 12 mil grupos dedicados al secuestro. No dudó en afirmar que hay funcionarios policiales involucrados. “La formación del policía en Venezuela ha perdido criterio profesional”, dijo el analista.

De armas tomar
Otro elemento que llamó la atención a los investigadores fue el número de armas que circulan en Venezuela. El antropólogo Carlos Marín, de Amnistía Internacional, advierte que un informe de la comisión presidencial para el control de armas, municiones y el desarme indica que el mercado local de armas de mano, “puede llegar al millón 500 mil. Un estudio del investigador independiente Pablo Deyfuss determinó que para 2006 el total de armas pequeñas y ligeras oscilaba entre 2.1 y 4.6 millones”. Elizabeth Ostos