La vicepresidenta de la República, Margarita Cedeño, dijo este lunes que la desigualdad social es un gran reto de los países latinoamericanos, el cual debe ser enfrentado con la creación de capital humano y social, así como la consolidación de políticas sociales más efectivas.

La Vicepresidenta se pronunció así al participar en el Foro Ministerial de Desarrollo Social de América Latina y el Caribe, organizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que se realiza en Lima del 2 al 4 de este mes, informoó la Vicepresidencia en un comunicado.

América Latina es la región más desigual del planeta, y a pesar de mantener un crecimiento económico constante en los últimos 20 años, aún persisten niveles altos de pobreza extrema, hambre y desnutrición, un acceso insuficiente a los servicios públicos y una matriz laboral que favorece la informalidad, manteniendo a cientos de millones de personas fuera de la protección social.

Cedeño manifestó que el escenario actual que vive la región debe constituir un punto de inflexión que genere transformaciones profundas "invertir en la creación de capital humano y social para las generaciones presentes y futuras, es invertir en un mejor futuro para nuestro país y para el mundo", indicó.

América Latina tiene que fomentar un modelo económico que cree mejores condiciones de vida y sociedades más cohesionadas "de lo contrario, estaríamos perpetuando los males sociales que nos afectan; viviendo permanentemente en países con todo tipo de inseguridades y vulnerabilidades", sentenció.

Abogó por construir sobre el éxito que han tenido los programas de transferencias monetaria económicas en la región y consolidar sus estrategias para que se renueven desde un enfoque hacia la capacitación y la generación de ingresos, desde la inserción laboral y el emprendimiento.

Puso como ejemplo que en la República Dominicana el sistema de protección social de primer pilar se sustenta en el programa Progresando con Solidaridad (Prosoli), que hoy cubre más de 800,000 familias y que integra las transferencias monetarias y un conjunto de estrategias muy innovadoras.

Informó de que Prosoli ha impactado en la reducción de la pobreza de forma importante, con mayor aceleración en los últimos dos años, pasando en pobreza extrema del 12.1%, en el 2010, al 5.2%, en el 2015.

Por otro lado, señaló que el trabajo es la llave maestra para la igualdad, por lo cual felicitó el amplio enfoque hacia el trabajo decente que ha tomado la discusión sobre las políticas sociales.

Para la vicepresidenta, las políticas laborales son un instrumento fundamental de protección social para poblaciones, y señaló que se deben propiciar las reformas desde un enfoque social, donde el Estado asegure que el mercado laboral sirva al propósito de la "distribución de los frutos del crecimiento económico y la reducción de la pobreza".

También señaló la importancia de profundizar en las vulnerabilidades que inciden sobre la pobreza, especialmente las que están vinculadas al cambio climático y destacó que República Dominicana, con apoyo del PNUD, ha elaborado el primer Índice de Vulnerabilidad de Hogares ante Choques Climáticos, como herramienta de prevención y protección a la población del país que está en el trayecto de los huracanes durante seis meses del año.

De igual manera, abogó por la necesidad de un abordaje más integral y multidimensional de la pobreza, donde se evalúen la multiplicidad de fenómenos que inciden en un individuo o de una familia.