Con la finalidad de estimular la participación del alumnado en los foros internacionales de debate y toma de decisiones, el Colegio Santa Teresa celebrará la quinta edición de su Modelo Internacional de las Naciones Unidas (MINUCST 2016).

La Directora del Colegio Santa Teresa, Hermana María del Carmen Fernández, exhortó a las delegaciones de los diferentes países que participan en el Modelo Internacional de las Naciones Unidas a trabajar con seriedad y empeño los postulados de este modelo.

La Hermana María del Carmen Fernández habló en esos términos durante la jornada de preparación del MINUCST 2016, cuyo lema será: “Salud, Paz y Seguridad”.

En este evento participarán cerca de 350 jóvenes de diferentes grados y de diferentes centros educativos nacionales e internacionales, que se darán cita en las instalaciones del Colegio Santa Teresa ubicado en la Avenida Jesús de Galindez del Ensanche Ozama en Santo Domingo Este, para simular el Sistema de las Naciones Unidas (ONU).

En esta simulación del Sistema de las Naciones Unidas, los estudiantes asumen el rol de delegados, y en ese escenario debaten asuntos relevantes de la agenda actual de la ONU.

Los participantes tienen la oportunidad de vivir una experiencia muy enriquecedora ya que, no solo desarrollan sus habilidades de oratoria, investigación, negociación y redacción, sino que tienen la oportunidad de convivir con otras personas con intereses e inquietudes similares, y crear relaciones que pueden generar un impacto en su futuro personal y profesional.

El Modelo de las Naciones Unidas hace a estos jóvenes talentosos, preocupados por la realidad de su entorno nacional e internacional, líderes capaces de entender los acontecimientos que ocurren a su alrededor y las posibles respuestas que pueden dar a estos.

Jeanny Figueroa y María Alejandra, editoras del diario EL MUNDO de Venezuela para este Modelo Internacional de las Naciones Unidad del Colegio Santa Teresa, comparten su visión con respecto a esta experiencia: “El voluntariado es un componente importante de toda estrategia encaminada a ocuparse de la integración social y en particular de la exclusión social y la discriminación. Nosotros, jóvenes voluntarios, al salir de aquí, ya no seremos los mismos; seremos ciudadanos del mundo comprometidos con un cambio global en favor de la humanidad”.

“Nuestro esfuerzo en este Modelo de las Naciones Unidas puede hacernos merecedores de la condición de Delegado(a) Juvenil de la República Dominicana ante las Naciones Unidas. Con disciplina, orden y respeto se cambia la nación y el mundo. Es el momento de pensar diferente para ser diferentes, recordando siempre que la perfección verdadera es amor de Dios y del prójimo”.