En los últimos años, una actividad que incluye maratones de drogas y relaciones sexuales se ha vuelto tendencia en países de Europa y Estados Unidos.

Conocida como "chemsex", es practicada principalmente por hombres homosexuales, aunque no exclusivamente.

En ella se mezclan peligrosas sustancias como la mefedrona, la metanfetamina y el gamma hidroxibutirato (GHB) o gamma butirolactona (GBL) para potenciar el sexo.

La alerta a esta practica ha aumentado debido a que es la responsable de distintas muertes por sobredosis, informó la cadena "BBC".