la catástrofe de la central de Chernobyl. La madrugada del 26 de abril de 1986 un aumento súbito de potencia en el reactor 4 produjo el sobre calentamiento del núcleo, lo que provocó la explosión del hidrógeno acumulado en su interior. Fue el peor accidente nuclear de la historia”.

Así recuerda este martes una crónica del diario español El Mundo, el 30° aniversario de la recordada tragedia que golpeó a la Unión Soviética, que provocó que “miles de personas fueran evacuadas, que contaminó amplias zonas de Ucrania, Rusia y Bielorrusia y sigue causando muertes por cáncer”.

El medio destaca que, actualmente, “en el lugar de los hechos cada jornada comienza con un ajetreo similar al de antes de la catástrofe” y “miles de operarios siguen acudiendo cada día a la central”.

La central de Chernobyl, ubicada en Ucrania, “se encuentra en proceso de cierre y desmantelamiento desde 2000” y por estos días se trabaja afanosamente en la instalación de un “arco” que protegerá al “sarcófago” construido sobre el reactor accidentado de cualquier posible fuga radioactiva, coincide en recoger el diario El País.

A los trabajadores de la zona “el gigante nuclear que les estropeó la vida hoy les sigue dando de comer”, puesto que alrededor de 1,500 operarios trabajan “en el desmantelamiento definitivo de los reactores 1, 2 y 3” y en la instalación de la “nueva cubierta” que comenzará a operar en 2017, explica El Mundo.

El proyecto “arco”, consigna El País, cuesta 2,500 millones de euros y en él participan 28 países, además del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo, puesto que “cuando se tomó la decisión de parar la central de Chernobyl, Ucrania no estaba preparada para ello ni desde el punto de vista organizativo ni técnico ni financiero”.

El homenaje de Putin

En Rusia varios cientos de personas se congregaron en el cementerio de Mítino, a las afueras de Moscú, para rendir homenaje a los 28 bomberos que dieron su vida para sofocar el incendio provocado por el accidente nuclear, las primeras víctimas de la catástrofe.

Según los datos de la Unión Chernobyl de Rusia, una treintena de operarios y bomberos murieron en los primeros días tras el accidente, provocado por una cadena de errores en el curso de un experimento, a causa del fuego y las dosis letales de radiación que recibieron. En años posteriores, otros 100,000 “liquidadores” de la antigua URSS fallecieron a causa de la radiación.

“Chernobyl fue una gran lección para la humanidad, y sus consecuencias hasta hoy tienen impacto en la naturaleza y la salud de las personas”, escribió el presidente Vladimir Putin en un mensaje publicado en la página web del Kremlin.

“La magnitud de la tragedia pudo ser inconmensurablemente mayor de no haber sido por el valor ejemplar y sacrificio de los bomberos, militares y médicos que cumplieron con honor su deber profesional y ciudadano. Muchos de ellos sacrificaron sus vidas en aras de la salvación de otros”, agregó Putin.