El procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito, instruyó al Ministerio Público solicitar prisión preventiva en el caso de conductores que provoquen accidentes de tránsito por ir bajo los efectos del alcohol o exceso de velocidad, en el que haya una o más personas lesionadas o muertas e indicó que anualmente se producen entre 1,600 y 2,000 muertes por esta causa.

En una conferencia de prensa en la sede de la institución junto al presidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Mariano Germán Mejía, y la fiscal titular de la Unidad de Tránsito de la Procuraduría General, Katiuska Viviano, dijo que el Ministerio Público será drástico en su posición frente a los conductores que por irresponsabilidad provoquen accidentes en la vía pública.

Indicó a su vez, que en los casos donde no se observan las reglas mínimas de prudencia, que generen muertes o lesiones permanentes graves, de conformidad con la magnitud del accidente, los fiscales deben pedir prisión preventiva contra estas personas y procurar que sean condenados penalmente independiente de la sanción civil.

Expresó que recientemente en el caso del lamentable accidente ocurrido en Nagua fue pedida la prisión preventiva y se logró que la misma fuera impuesta, lo cual, dijo, debe ser una política general de poder establecer un régimen de consecuencias en esos casos.

Declaró que por tradición en los últimos 20 ó 30 años solo se han impuesto garantías económicas o medidas no restrictivas de libertad, algo, subrayó, que debe cambiar.

"La idea es que cambiemos esa política de manera general y no unilateral y que se rompa ese esquema", manifestó.

También reveló que hoy instruyó que en aquellos casos graves el Ministerio Público pida prisión contra todo conductor que de manera temeraria haya ocasionado un grave perjuicio a la persona.

"Basta ya de tantos muertos en la República Dominicana, lo que vimos la pasada semana, donde probablemente intervino una conducción temeraria, lo que vimos la semana antepasada en los mismos alrededores, estamos hablando de que en menos de quince días ha habido alrededor de 15 muertos o más por esta causa, esto no puede seguir así", subrayó tras señalar que de manera normal se producen cada año entre 1,600 y 2,000 muertes por esta causa.

Las instrucciones fueron dadas a los miembros del Ministerio Público adscrito a los Tribunales Especiales de Tránsito o a los Juzgados de Paz de las diferentes jurisdicciones del país, quienes también fueron instruidos para que soliciten igualmente prisión preventiva si al momento del accidente, el vehículo no se encuentra amparado con una póliza de seguros.

El Procurador General dijo que también se hará en aquellos casos en los que los conductores no tengan licencia de conducir o cuando abandonen de manera injustificada a la víctima, así como por conducir de forma temeraria un vehículo pesado o si el accidente fuese provocado por vehículos que realicen competencias.

"Las instrucciones son claras y precisas, y tienen un único objetivo, salvar vidas, evitando los accidentes de tránsito por esas causas, que se maneje con responsabilidad y que se actúe con estricto apego a lo establecido en la Ley 241 sobre Tránsito de Vehículos de Motor", manifestó.

La Procuraduría General de la República ejecuta una serie de programas con el apoyo de diversas instituciones y empresas con la finalidad de prevenir y contribuir a disminuir el número de muertes y lesionados por esta causa en el país.

El plan tiene como objetivo principal concienciar y sensibilizar a la población dominicana para la reducción de riesgos que puedan generar accidentes de tránsito con lamentables cifras de muertos y lesionados.