La Policía de Corrientes, ciudad al noroeste de Argentina, no tomó en cuenta la denuncia de un hombre porque era ciego.

Franco Ramírez, es un hombre ciego de nacimiento que junto con otro grupo de invidentes juega para la Asociación de Fútbol de ciegos de la ciudad.

Mientras entrenan le encargan sus cosas a un niño. Sin embargo, debido a un descuido, a Ramírez le robaron la mochila.

Cuando quiso reportar el crimen en la comisaría de la capital, las autoridades le cuestionaron si había visto algo raro, a lo que el contestó que no.

Como resultado, después de esperar por más de una hora a que le tomaran su declaración, la policía le advirtió que no investigaría su caso debido a que no vio a los ladrones, informó el periódico argentino “El Clarín”.

Ramiréz acudió a medios de comunicación locales para pedir apoyo de la gente y denunciar el comportamiento de las autoridades ante su discapacidad.