De acuerdo con científicos estadounidenses, las enigmáticas desapariciones de barcos y aviones en el el territorio conocido como el Triángulo de las Bermudas se debe a una sencilla razón: nubes con ráfagas de viento capaces de derribar cualquier nave.