El Centro de Operaciones de Emergencias (COE) informó hoy de que 1,375 personas permanecen desplazadas de sus viviendas a causa de las lluvias, y mantiene el nivel verde de alerta en cinco provincias por posibles inundaciones urbanas y repentinas, desbordamiento de ríos, arroyos y cañadas, así como deslizamientos de tierra debido a la saturación de los suelos.

Hasta el momento, las precipitaciones han afectado a 263 viviendas, de las que 12 fueron destruidas, siete comunidades están incomunicadas, y hay tres carreteras y cuatro puentes dañados.

Las provincias de Duarte (Bajo Yuna), Monte Plata, San Juan de la Maguana, San Pedro de Macoris, y el Gran Santo Domingo continúan en alerta debido a que el último boletín de la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet) anuncia que en las últimas horas continuarán los aguaceros.

Aunque la vaguada que se ubicaba en superficie se ha disipado, aún permanece activa sobre la isla otra en altura, y para el día de hoy seguirán los aguaceros aislados, tronadas y ocasionales ráfagas de viento en algunos puntos de la geografía nacional, los mismos serán menos frecuentes e intensos que los ocurridos en días pasados.

Debido a las fuertes lluvias, en la carretera Azua-Barahona se derrumbo el hormigón proyectado en taludes, y hubo deslizamiento de tierra en el cruce de Vicente Noble, de la Provincia de Barahona.

Además, debido a la crecida del Canal José Joaquín Puello, en la comunidad de Magueyal, en el kilómetro 10 de la carretera San Juan-Las matas, unas diez viviendas fueron anegadas y perdieron todos sus ajuares.

También en el sector de San Miguel tres viviendas fueron inundadas, y hubo un derrumbe en la carretera que comunica con la comunidad de Mendieta, en el paraje de Cañafistol.

La Defensa Civil conjuntamente con la Gobernación provincial, retiraron los escombros y se reestableció el tráfico rodado en todas las áreas afectadas, mientras que se trasladó a las personas a casas de familiares y amigos.

La crecida del Canal José Joaquín Puello, en el kilómetro 6 de la Carretera San Juan las Matas mantiene incomunicada a la comunidad de Barranca con el Municipio de Las Matas de Farfán y, en San Pedro de Macorís, el desbordamiento del Rio Brujuelas impide la comunicación del Batey Comendador con el municipio de San José de Los Llanos.

En San Pedro de Macorís, debido a un deslizamiento de tierra se encuentran en peligro cinco viviendas de la calle María Antonia Quirico del Sector de barrio blanco, y hay 91 viviendas anegadas producto de las lluvias caídas y fallas en el drenaje pluvial, por lo que las personas fueron trasladadas a casas de familiares y amigos.

Asimismo, continúan incomunicadas las comunidades de Sonador, Palmar, La Sabana, Cevico Arriba y La Llanada debido del colapso total del puente sobre el Rio Cevico.