El cineasta ucraniano Oleg Sentsov ha sido sentenciado a 20 años de prisión por conspirar en actos terroristas en Crimea. El hombre de 39 años fue arrestado en mayo de 2014, semanas después de que la península fuera anexada por Rusia. Sentsov niega los cargos en su contra. Andrei Kolesnikov, miembro asociado del Centro Carnegie de Moscú, habla sobre el juicio cuyos motivos han sido descritos en occidente como políticos.

¿Quién es Oleg Sentsov?
- Sentsov es un director de cine secundario, desconocido en Rusia. Su juicio apareció de forma absolutamente inesperada. En ese sentido, él es la clásica víctima de las políticas interiores y exteriores rusas.

¿De qué se le acusa?
- De intentar destruir -quemar- algunos edificios pertenecientes a los activistas pro rusos en Crimea, como los cuarteles generales de Rusia Unida, el partido político oficialista de Rusia. Él fue activista en las protestas de Maidán, en Kiev, y quizás haya planeado algunas acciones. Pero todo se ve muy extraño.

¿Crees que el juicio tuvo motivaciones políticas?
- Incluso si es que los cargos fuesen ciertos, la duración de la sentencia es extremadamente exagerada. Ese es un signo de motivaciones políticas directas. Esto es parte de la guerra híbrida, su continuación como un juicio. La Rusia de Putin muestra que están listos para su radicalización.

¿Cuáles son las posibles repercusiones de este fallo?
- Una respuesta muy dura de occidente. Esto va a causar gran irritación en las autoridades ucranianas. Podemos esperar que la hostilidad mutua crezca entre ucranianos y rusos, incluso en la vida cotidiana.
La situación es similar a la de Estonia con Rusia, después de que una corte rusa sentenciara al oficial de seguridad estonio Eston Kohver a 15 años de prisión por espionaje. La tensión entre Rusia y occidente es como un agujero que va a crecer. La situación está empeorando constantemente.