El presidente haitiano, Michel Martelly, y el candidato oficialista, Jovenel Moise, pidieron  por separado a los sectores con representantes en el Consejo Electoral Provisional (CEP), encargado de organizar los comicios, que nombren los miembros restantes para continuar con el proceso electoral.

Estos sectores son las iglesias, la prensa y las organizaciones de los derechos humanos, encargados de nombrar a los miembros, cuya confirmación dependerá de un decreto firmado por Martelly que, sin embargo, favorece la continuación de los actuales integrantes del órgano electoral, a los que la oposición acusa de la crisis política.

El organismo electoral está prácticamente desmantelado, pues está compuesto solo por tres de sus nueve miembros titulares, ya que cinco han renunciado y uno fue suspendido bajo acusaciones de corrupción.

Haití atraviesa por una crisis electoral que obligó al CEP a suspender el pasado viernes la segunda vuelta de los comicios presidenciales previstos para el 24 de enero y ahora sin fecha definida.

Ante esta situación la oposición exige una nueva comisión que verifique los resultados de la primera vuelta celebrada en octubre, un nuevo Gobierno y un CEP renovado.

El candidato oficialista, Jovenel Moise, quiere que sigan adelante los comicios, y aseguró estar dispuesto a sentarse con su rival, el excandidato opositor Jude Celestin, para resolver la crisis electoral y política que vive el país.

Moise, en una entrevista con Radio Metropole, acusó a la oposición de crear un clima de violencia en el país en vez de buscar soluciones.

”Estamos en una crisis que podríamos evitar, la crisis va a crear un vacío de poder en los próximos días, que no es bueno para el país”, añadió.

El candidato también señaló que quiere “soluciones” y condenó todo tipo de violencia en el país vecino. “Nosotros no aceptamos que un grupo de políticos usen la situación del país para arreglar sus problemas personales, estamos aquí para satisfacer al pueblo que tiene muchas necesidades”., declaró Moise.

No obstante, simpatizantes del oficialismo haitiano bloquearon la ruta que conecta el norte del país con República Dominicana, para reclamar la celebración de la segunda vuelta de los comicios presidenciales, que debió tener lugar el pasado domingo y fue aplazada.

A las elecciones previstas para el domingo 24 de enero, -para el 17 de enero, en principio- estaban convocados Moise y Celestin, quien se negó a participar en el balotaje por el supuesto fraude cometido en la primera ronda, celebrada el 25 de octubre de 2015.