Las autoridades del Ministerio Público, del Ministerio de Salud Pública y la Policía Nacional clausuraron dos de tres centros médicos que requisaron durante varias horas en Santo Domingo Este, en una acción que se presume originada en una investigación contra el tráfico de órganos.

Las clínicas clausuradas son el Centro Médico Integral I y el II, que fueron allanados al igual que Oncosalud, donde los agentes de la Policía impidieron la entrada de personas que acudían a visitar a familiares ingresados en esos locales.

Las autoridades retiraron de los centros clausurados varias bandejas, frascos y cajas tapadas con papel verde lumínico. Se presume fueron sacadas de quirófanos.

Se presume que estas acciones forman parte de las investigaciones en torno al hallazgo de un cadáver de una niña sin varios órganos, que podría pertenecer a la desaparecida Carla Masiel Cabrera Reyes, de 10 años.

Ni las autoridades ni la administración de los centros médicos dieron a conocer los motivos de los allanamientos.

La semana pasada, las autoridades levantaron un cadáver en el sector de La Cuaba, del kilómetro 23 de la autopista Duarte, que se investiga si es el de la niña.

Uno de los hombres detenidos por la desaparición de la niña Cabrera Reyes habría revelado el lugar donde fue enterrado su cuerpo y asegurado que el crimen fue obra de una operación para extirparle varios de sus órganos, como parte de una banda dedicada a este ilícito.