La carrera por la Casa Blanca está lelgando al final, mientras que Donald Trump como Hillary Clinton dan un último empujón para atrapar votos. Fletcher McClellan, profesor de ciencias políticas en Elizabethtown College, Pennsylvania, EE.UU. explica qué factores son claves para decidir quién ganará.

¿Qué impacto han tenido los desarrollos más recientes del FBI en la campaña presidencial de Hillary Clinton?

 El director del FBI, James Comey, envió una carta el domingo en la que declaró que, después de revisar los correos electrónicos de las computadoras del excongresista Anthony Weiner y su esposa y ayudante a Clinton, Huma Abedin, el FBI no ha cambiado su conclusión de que Hillary Clinton no debería ser procesada por supuesto mal uso de los correos electrónicos mientras ella era secretaria de Estado.

Esto despeja a Clinton y es un alivio bienvenido a su campaña, pero no borra las impresiones negativas que quedaron cuando Comey volvió a abrir la consulta por correo electrónico hace nueve días. Durante ese tiempo, millones de ciudadanos emitieron sus votos en los estados donde se permite la votación anticipada. Los resultados de la votación temprana generalmente muestran que los latinos están apoyando en números pesados a Clinton  –esto debería ayudarla en estados con grandes poblaciones latinas, incluyendo Florida, Arizona y Nevada–.

La afluencia de votantes afroamericanos es menor en varios estados que en 2012, cuando Barack Obama fue reelegido. Esto puede afectar a Clinton en estados como Carolina del Norte, donde los tribunales federales han dictaminado que el estado adoptó prácticas electorales que eran racialmente discriminatorias.

¿Qué otros estados serán importantes el 8 de noviembre?

Hay que mirar los lugares que los candidatos han estado visitando en numerosas ocasiones en las últimas dos semanas: Florida, Carolina del Norte, Pensilvania y Ohio. Nuevos estados “campo de batalla” han surgido en la última semana, particularmente Michigan y New Hampshire. Clinton parece estar siguiendo una estrategia clara enviando sustitutos a sólo unos pocos estados objetivos. Trump, que tiene pocos sustitutos, parece no tener una estrategia.

Ha estado yendo a un mayor número de estados con la esperanza de encontrar una debilidad en el apoyo a Clinton. Con más estados solidamente demócrata, Clinton tiene una ventaja  incorporada del colegio electoral. Trump necesita ganar en Florida, Carolina del Norte y Ohio, pero eso no será suficiente. También necesitará ganar Pensilvania o Michigan o una combinación de estados demócratas más pequeños.

¿Qué indican las últimas encuestas?

Casi todas las encuestas nacionales no partidistas, indican que Clinton tiene una pequeña ventaja en el voto popular de 3-4 puntos. En los estados clave están muy cerca. Parece que Clinton lidera en Pensilvania y Michigan, mientras que Trump lidera en Ohio. Florida, Carolina del Norte y New Hampshire parecen demasiado cerrados para poder determinar quien ganará. Vale la pena mencionar que varios estados muy disputados, o “campo de batalla”, tienen senadores republicanos de los EE.UU. que funcionan para la reelección y esas elecciones serán influenciadas por el voto presidencial. Veremos no sólo si Clinton gana, y si lo logra, cuán grande será el margen. Puede significar la diferencia entre si el Senado será controlado por una mayoría republicana o demócrata.

¿Existen posibles amenazas al proceso de votación?

Esa es la gran interrogante. El gobierno estadounidense ha acusado formalmente a Rusia de intentar interferir con el proceso electoral. La piratería informática puede afectar los registros estatales de votantes, pero no debería afectar a la votación en sí. Los estadounidenses no votan en internet. Sin embargo, el gobierno de Estados Unidos y los demócratas en particular estarán atentos a cualquier alteración.

¿Qué esperas ver el 8 de noviembre?

Espero ver una gran participación de votantes, probablemente más del 60 % de los votantes elegibles. Esto podría acercarse al récord moderno de casi el 65 % fijado en los años 60 y las elecciones del 2008 de Obama-McCain. Creo que Clinton es la favorita, a juzgar por las encuestas y su enorme ventaja en la organización en el terreno. Se habla de que puede haber un voto oculto para Trump entre los estadounidenses que son sospechosos de hablar con los encuestadores.

Por otro lado, los encuestadores han subestimado los votos de los llamados votantes de bajo perfil en las comunidades afroamericanas y latinas, por lo que podría haber un voto oculto para Clinton. Por último, no creo que alguien sepa cuál será el efecto de votar por la primera mujer presidente de los EE.UU. ¿La posibilidad de hacer historia  motivará o desencantará a los votantes? ¿Cuán grande será la diferencia en el voto de género? Lo sabremos hoys por la noche.