El jefe de la Agencia Nacional de Estupefacientes de Indonesia propuso construir una prisión vigilada por cocodrilos donde se albergue a todos los condenados por drogas.

Budi Waseso aseguró que, a diferencia de los guardias, los animales no pueden ser sobornados, además de que no permitirán que los presos se escapen.

Como parte de su plan, Waseso desea visitar distintos lugares del archipiélago indonesio para encontrar a los cocodrilos más salvajes y agresivos.

"Vamos a colocar tantos cocodrilos como podamos" declaró Waseso según el diario “Jakarta Post”.

El plan aún tiene que ser aprobado por el Ministerio de Justicia del país, sin embargo esto no ha impedido que Waseso continúe con la organización del proyecto.