El Centro de Operaciones de Emergencias (COE) elevó a 12 el número de provincias de la República Dominicana en alerta debido a la incidencia de dos ondas tropicales que están dejando fuertes precipitaciones, y que ya han afectado a 91 viviendas y desplazado a 16 familias de sus hogares.

La onda tropical que se ubica muy próxima a Puerto Rico estará aumentando considerablemente la humedad sobre territorio dominicano y, en combinación con el área divergente de una vaguada en altura, crea las condiciones para que generar aguaceros locales de moderados a fuertes, con tormentas eléctricas y ráfagas aisladas de viento hacia las regiones noreste, sureste, norte y la Cordillera Central.

En las provincias de San Pedro de Macorís y San Cristóbal la alerta se elevó a nivel amarillo, mientras que Hato Mayor, Duarte, Sánchez Ramírez, el Gran Santo Domingo, Monseñor Nouel, La Vega, Monte Plata, La Romana y El Seibo permanecen en alerta verde, según el segundo informe de situación de la institución.

Debido a los aguaceros y a las ráfagas de viento, se produjeron inundaciones urbanas en el área central de San Pedro de Macorís, por deficiencias en el drenaje pluvial, afectando a 45 viviendas y 5 centros comerciales de la calle 20 de esta ciudad.

Asimismo, en el Sector la Batea se contabilizaron 20 viviendas afectadas, seis en el Sector el Play, y otras tantas en el sector los cocodrilo, mientras que en el sector México fueron ocho las casas dañadas y 40 en el callejón Ortiz.

Además, hubo un deslizamiento de tierra provocando daños severos con agrietamientos a las paredes, ubicada en el sector Blanco en San Pedro de Macorís el cual puso en peligro seis viviendas.

Las autoridades mantienen activos los planes de contingencias de las Fuerzas Armadas, Policía Nacional, Cruz Roja, Defensa Civil, Obras Publicas, Salud Publica y Bomberos para eventos Hidrometeorologicos.