La Dirección del Centro de Operaciones de Emergencias (COE), informó hoy de que mantiene el nivel de alerta amarilla en las provincias de San Pedro de Macorís, La Altagracia, La Romana, Hato Mayor, San Pedro de Macorís, El Seíbo, El Gran Santo Domingo, Distrito Nacional y San Cristóbal.

Esta alerta se establece en virtud de lo establecido la Ley 147-02, sobre Gestión de Riesgos, y de acuerdo al boletín meteorológico de la Oficina Nacional de Meteorología (ONAMET) que señala que un disturbio tropical continúa desplazándose hacia el oeste/noroeste, y que en la mañana de hoy se localiza sobre el territorio nacional.

Este fenómeno ha estado ocasionando aguaceros con tormentas eléctricas y ráfagas de viento sobre las regiones noreste y sureste, así como el centro del país, y la ONAMET espera que estas precipitaciones persistan, siendo ocasionalmente fuertes durante el día y noche de hoy, extendiéndose hacia otras áreas de la geografía nacional.

Además, el COE establece la alerta verde en las provincias de Peravia, Samaná, María Trinidad Sánchez, Duarte, Santiago, Espaillat, Hermana Mirabal, Sánchez Ramírez, La Vega, Monseñor Nouel Monte Plata.

Los organismos de Protección Civil deben de tomar las medidas necesarias para salvar vidas y propiedades, principalmente en las provincias mencionadas más arriba por los posibles aguaceros los cuales podrían generar desbordamientos de ríos, arroyos y cañadas e inundaciones urbanas y rurales, así como deslizamientos de tierra.

La población deberá seguir los lineamientos y orientaciones de los organismos de protección civil, y mantenerse en contacto con la Defensa Civil, Fuerzas Armadas, Cruz Roja, la Policía Nacional, Cuerpos de Bomberos y este Centro de Operaciones de Emergencia a través del teléfono 809-472-0909 de la OPTIC.

Ante los aguaceros, los residentes en zonas de alto riesgo que habitan próximo a ríos, arroyos y cañadas deben de estar atentos y tomar las medidas de precaución necesarias ante posibles crecidas e inundaciones repentinas.

La alerta amarilla es aquella que se declara cuando la tendencia ascendente del desarrollo del evento implica situaciones eminentes de riesgos y situaciones severas de emergencias.

La alerta verde es la que se declara cuando las expectativas de un fenómeno permiten prever la ocurrencia de un evento de carácter peligroso para la población, y puede ser parcial o total.