El Centro de Operaciones de Emergencias (COE) mantiene este viernes  diez provincias en alerta, en los niveles verde y amarillo, por posibles inundaciones repentinas urbanas y rurales, crecidas de ríos arroyos y cañadas, así como deslizamientos de tierra a causa de las fuertes lluvias.

Según el último informe de situación emitido por la entidad, el número de personas desplazadas de sus hogares se redujo a 5,105, mientras que 1,021 viviendas están afectadas y 27 destruidas; hay siete puentes dañados y nueve comunidades permanecen incomunicadas por efecto de las persistentes precipitaciones.

Dos vaguadas están incidiendo en las condiciones meteorológicas del país, una localizada al noreste de Puerto Rico y otra al sureste de nuestro territorio, sobre el Mar Caribe, manteniendo un ambiente cargado de humedad e inestabilidad, de modo que esta tarde y a primeras horas de la noche continuarán los aguaceros con ocasionales tronadas y aisladas ráfagas de viento.

Las provincias de Puerto Plata y Monte Cristi, las más afectada por las precipitaciones, permanecen en nivel amarillo, mientras que se encuentran en alerta verde Sánchez Ramírez, María Trinidad Sánchez, Espaillat, Dajabón, Duarte, La Vega, Santiago y Monseñor Noueler.