El Centro de Operaciones de Emergencias (COE) redujo este jueves  a diez el número de provincias en alerta, en los niveles verde y amarillo, por posibles inundaciones repentinas urbanas y rurales, crecidas de ríos arroyos y cañadas, así como deslizamientos de tierra a causa de las fuertes lluvias.

Según el último informe de situación emitido por la entidad, 21,650 personas permanecen desplazadas de sus hogares, 4,330 viviendas han resultado afectadas y 23 destruidas, mientras que hay siete puentes dañados y una comunidad incomunicada.

La provincia de Puerto Plata, la más afectada por las precipitaciones, es la única que permanece en nivel amarillo, mientras que se encuentran en alerta verde Sánchez Ramírez, María Trinidad Sánchez, Espaillat, Santiago, Duarte, Monte Cristi, Monte Plata, Dajabón, y el Gran Santo Domingo.

Aún así, sobre el norte territorio nacional permanece la vaguada frontal que se desplaza levemente hacia el este/sureste y que, unida al alto contenido de humedad en la atmósfera, dará lugar a que continúen los aguaceros, con tormentas eléctricas y ocasionales ráfagas de viento en las regiones del norte, noreste, noroeste, sureste y la cordillera Central.