Un terremoto se puede describir con tres términos: intensidad, magnitud y aceleración, según la Red Sísmica de Puerto Rico (RSPR).

Esta organización, dedicada a medir la sismicidad, detalla que existen varias escalas para medir la magnitud de un terremoto. Sin embargo, la más utilizada es la escala desarrollada por el sismólogo Charles F. Richter en 1935, que es una escala logarítmica.

Según explica la RSPR, “la magnitud aumenta en una unidad con el aumento de diez unidades en la amplitud o duración del registro de la onda sísmica. Sin embargo, en cuanto a energía liberada por un terremoto, un incremento de unidad en la magnitud incrementa la cantidad de energía liberada en un factor de aproximadamente 30”.

Esto quiere decir que cada punto de aumento se refiere en realidad a una magnitud 10 veces o más.