Durante décadas, e inspirados por las películas de Hollywood, los seres humanos han querido un robot a su servicio, pero casi siempre se han sentido decepcionados con los avances de la robótica.

Sin embargo, en las últimas semanas se ha presentado una serie de autómatas para ayudar a los humanos en algunas tareas domésticas, mientras que los expertos prevén un crecimiento significativo en la creación y venta de los llamados “robots domésticos’.

Especialistas coinciden en que la industria de los robots ha pasado recientemente un hito importante, lo que se llama un “punto de inflexión”, que permite cumplir con las expectativas de los consumidores.

“Ahora, los robots están en condiciones de superar fácilmente la zona de decepción. Las expectativas de los consumidores pueden comenzar a acercarse a lo que han visto durante años en los robots inspirados en Hollywood”, dijo a Metro Thomas Green, editor-jefe de Robotics Business Review.

El año pasado, la industria de los robots demostró ser muy versátil. “La robótica industrial fue un negocio de 29 mil millones de dólares en 2014 (según la Federación Internacional de Robótica); las ventas de robots de servicio fueron de 3,5 mil millones; y las ventas de robots personales/domésticos fueron de mil 800 millones dólares. Se prevé que todo crezca un 14% anual hasta el 2020”, reveló Green.

Los desarrolladores de autómatas ven enormes ventanas de oportunidad para que sus máquinas puedan ser parte de los hogares y ayuden a los seres humanos en sus tareas diarias, especialmente a las personas mayores o con discapacidad.

“En primer lugar, se necesitan estos robots para las personas mayores y con discapacidad, que necesitan nuestro cuidado y supervisión”, explicó Alexandra Barsukova, director de desarrollo de negocios de Branto, un robot con el que el usuario puede controlar y administrar su hogar de forma remota.

“Los robots pueden ayudar en muchas formas, como asistentes de compras cargando los artículos de madres con niños pequeños que tienen un montón de cosas de sus hijos para llevar; también pueden ayudar a llevar los artículos de la gente que vive en las ciudades y tiene que caminar mucho hacia sus apartamentos”, agregó Wendy Roberts, CEO de Five Elements Robotics, la compañía detrás del amigable asistente robot llamado Budgee.

Otro aspecto en el que los desarrolladores trabajan –y se encuentra todavía en fase experimental– es la inteligencia artificial para robots personales, como en el caso de tres estudiantes de la Universidad de Maryland y uno de NICTA (Australia) que están trabajando en la creación de un robot que puede aprender a cocinar viendo tutoriales de YouTube.

Yi Li, uno de los participantes de este proyecto, cree que los robots con inteligencia artificial podrían ser parte de la vida de los seres humanos en algún momento. “En general, los robots deben tener inteligencia, capacidades de razonamiento, y la capacidad de razonar ante situaciones inesperados.

En otras palabras, un robot que es autónomo y capaz de razonar puede ser parte de los hogares “, dijo él a Metro.

La inteligencia artificial es precisamente el tema que más preocupa a los críticos de los robots.

En diciembre pasado, el profesor Stephen Hawking advirtió en una entrevista con la BBC que la humanidad se enfrenta a un futuro incierto en la medida que la tecnología aprenda a pensar por sí misma y adaptarse a su entorno.

En respuesta a estos temores, los desarrolladores reconocen que trabajan en inteligencia artificial, pero explican que esta tecnología no se ha cumplido todavía y se necesitará más tiempo.

A pesar de las preocupaciones alrededor de la presencia de robots en los hogares, lo que es cierto es que 2015 se perfila rápidamente a ser el año del robot personal, puesto que ya hay dos robots personales en venta (Papper de Softbank y FURO-i, de Future Robot) y dos más estarán listos a finales de este año (Jimmy de Intel y Jibo).

Además, “en el año 2015, los consumidores están más que listos para los robots personales y tienen el dinero para comprar”, agregó