Después de perder la banda presidencial, Rousseff tendrá que entregar las llaves del Palacio de Alvorada, la residencia presidencial donde estuvo prácticamente desterrada cuando fue suspendida en mayo.

No obstante, se salvó de una inhabilitación de ocho años, que ella misma había decretado como “una pena de muerte política”. Después de un aplastante marcador de 61 a 20 para destituirla, el Senado no consiguió los votos para quitarle el derecho de ejercer cargos públicos.

De esta forma, Rousseff puede ejercer y presentarse incluso a cargos de elección popular, aunque no puede presentarse en las elecciones presidenciales de 2018, ya que fue elegida en las últimos comicios en dos veces consecutivas.

Desde que Temer asumiera el interinato el 12 de mayo, el Gobierno ha dado un giro completo hacia la derecha, y ahora pretenden ir terminando con todas las ayudas sociales que pusieron en práctica los gobiernos de izquierda.

El foco del nuevo gobierno será la economía y Temer ha dicho que no le temblará el pulso para aprobar medidas impopulares, como nuevos impuestos. La política, diseñada por el ortodoxo ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, comenzó con el recorte de ministerios y el establecimiento de un techo al gasto público.

VOX POP

Toda la solidaridad con @dilmabr y el PueblodeBrasil, condenamos el GolpeOligárquico de la derecha.
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. Nicolás Maduro, presidente de Venezuela.

Hace 3 horas destituye­ron a Dilma. Una apología al abuso y la traición. Rafael Correa, presidente de Ecuador.

Nuestro corazón junto al pueblo brasileño, Dilma, Lula y los compañeros del PT. Cristina Fernández, ex presidenta de Argentina.