El triunfo de la oposición venezolana en las elecciones parlamentarias del pasado domingo pone a diversos sectores de la sociedad dominicana a pensar en las posibles repercusiones que tendría este hecho en la alianza petrolera que, desde hace 10 años, el país tiene con la República Bolivariana.

Para el economista Pavel Isa Contreras, si esta oposición, con el poder alcanzado frente al oficialismo se muestra unida, podría “revisar los acuerdos internacionales a los que se ha suscrito Venezuela y eso implicaría la revisión del convenio con Petrocaribe”.

Sin embargo, “no estoy seguro de que revisar el acuerdo Petrocaribe vaya a ser una prioridad en este momento”, acotó.

Sobre el monto del financiamiento con Petrocaribe, Isa Contreras subraya que “ya es reducido; por lo tanto el efecto de una revisión del acuerdo no sería tan fuerte como lo fue en el pasado. Es decir, cuando los precios bajan, el financiamiento baja porque los países necesitan menos financiamiento. Cuando el precio sube, los países necesitarían más financiamiento”.  

El economista plantea la posibilidad de que la Asamblea General, a partir de la fuerte participación opositora que posee, lleve al Ejecutivo a verificar esta alianza y que se reduzca la oferta de petróleo que llega al país con facilidades de crédito. De suceder así, dice,  –aunque lo ve poco probable– “tendríamos que buscar recursos internacionales para cubrir esa brecha que nos dejaría Venezuela”.

El economista también observó que “la oposición de Venezuela es muy diversa y aunque ganó ampliamente las elecciones parlamentarias entre ellos hay diversas posiciones sobre este y otros temas; entonces tendrían que alcanzar unanimidad entre todos ellos para forzar al Ejecutivo a revisar este tipo de acuerdo”.

Circunstancia favorable

En torno al tema, el mi-nistro para Política de Integración Regional, Miguel Mejía, indicó que un posible cambio de rumbo en la República Bolivariana de Venezuela no afectaría la economía dominicana, debido a los bajos precios que ha experimentado el petróleo en los mercados internacionales.

Dijo que esa tendencia a la baja favorece “muchísimo”, no solo a República Dominicana, sino también a los países pobres, pequeños y dependientes de Venezuela; sin embargo, razonó que en este momento de precariedad que vive ese país suramericano, lo justo sería terminar de saldar la deuda.

“Yo creo que en este momento en que los precios del petróleo están tan bajos, lo que deben hacer los países que trabajan con Petrocaribe, que han recibido la ayuda amistosa, desprendida y solidaria de Venezuela en momentos en que los precios del petróleo estaban bastante altos, deberían pagar su factura”, argumentó Mejía, quien se constituyera en mediador de primer orden entre los gobiernos de Hugo Chávez (Venezuela) y Leonel Fernández (República Dominicana) cuando se negociaba Petroca-ribe y la sociedad binacional en la Refinería Dominicana de Petróleo.

Justificó el planteamiento dada la precariedad económica que vive el país sudamericano,  como consecuencia de los bajos precios del petróleo en el mercado internacional, “que dicho sea de paso, no es una casualidad la baja estrepitosa de los precios del petróleo y que la tendencia es a seguir bajando los precios” .

Sostuvo que República Dominicana está en condiciones de pagar su deuda “con el mismo dinero que adelantamos y nos ahorramos del 40 por ciento de financiamiento”. Se refería al anuncio que hizo el gobierno del presidente Danilo Medina, en enero de este año, de que había comprado con recursos de los bonos soberanos el 98% de la deuda de Petrocaribe, de US$4,027 millones, acumulada hasta diciembre de 2014.

Sobre ese aspecto, advirtió que, con el tiempo, la cotización del crudo podríanvolver a 100 o más dólares por barril.

“Entonces yo creo que ya no tiene sentido que Venezuela nos esté financiando, en un momento de precariedad con bajos precios en el mercado internacional”, subrayó el presidente del Movimiento de Izquierda Unida, aliado al Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Venezuela solidaria.

Petrocaribe fue instaurado en 2005 por el fenecido presidente venezolano Hugo Chávez con la intención de que países del Caribe adquieran hasta 185 mil barriles de petróleo por día, financiados con bajos intereses.

Como explica el economista Isa, “el espíritu de este acuerdo es la solidaridad. Si el petróleo sube, a Venezuela le va bien y a nosotros nos va mal, y viceversa; por lo tanto, Venezuela lo que hace es financiarnos el petróleo que nos está vendiendo”.
 
Nuevo rumbo político

El expresidente dominicano Leonel Fernández, en su condición de jefe de la misión electoral de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) en Venezuela, invitó a los venezolanos a conservar el diálogo para que sea posible la gobernabilidad de la nación.

“En un proceso postelectoral lo importante es ver cómo se mantiene la gobernabilidad democrática; en democracia siempre prevalece el diálogo constructivo y si (los políticos venezolanos) son capaces de colocarse por encima de sus intereses y mirar el interés nacional, con diálogo el país sale adelante”, declaró Fernández.

Opina un venezolano

La comunidad venezolana en el país se ha mostrado entusiasmada con esta victoria de la oposición. Es el caso de Jesús Díaz, quien afirma que “la gente está muy esperanzada porque evidentemente han venido varios comicios electorales en los cuales el Gobierno siempre ha tratado de manera fraudulenta de alterar los resultados de los comicios”.

Díaz sostiene que para la población esta noticia ha sido un “regalo de Navidad” y que con este nuevo escenario político se ha dado “un golpe contundente al chavismo” para la toma de decisiones importantes. “Ahora el Gobierno tiene que ajustarse a los cambios”, resalta.