La alarmante delincuencia, los bajos salarios, la desigualdad en las políticas públicas, así como las dificultades de vivir en un país subdesarrollado, como tapones, desempleo y hasta mala alimentación, han creado un caos en la sociedad dominicana.

Es casi natural ver la facilidad con que personas les quitan la vida a otros por un celular, como nadie da paso en las calles y evenidas, e incluso muy pocos ayudan a un anciano a cruzar las calles.

Sin embargo, de acuerdo con el psicólogo Mario Minaya, en medio de esas grandes dificultades de la vida, es posible adoptar una actitud positiva, una que ayude a luchar con éxito contra las dificultades y no sucumbir en cuestión de salud física y emocial.
 

Minaya manifestó a Metro que el diario vivir, con afanes, obstáculos y agobios, es el mismo para todos y que será la actitud de cada cual la que marcará la diferencia.

“Vivir es un desafío que requiere de visión, trabajo, persistencia, gozo, aprendizaje. Vivir es esa única oportunidad de estar aquí por mucho tiempo, es el regalo que agradezco, organizando mis prioridades de acuerdo con mis metas, mis principios y valores”, explicó el especialista.

La encuesta Gallup de abril pasado determinó que los principales problemas  para la población dominicana son la delincuencia (según la opinión del 53.2%), el desempleo (46%) y la inflación o el alto costo de los productos básicos para vivir (44%). Son fuentes de preocupación que pueden atormentar al inviduo en cada momento, sobre todo cuando sale a agotar su jornada cotidiana.

Pero Minaya destaca que el estado de ánimo, así como la salud física y emocional de cada persona son de su completa responsabilidad. “Estoy a cargo de mis pensamientos (creencias) que generan mis emociones, que determinan mis acciones”, amplía el también terapeuta de parejas.

No hay que quejarse ante las dificultades que el día a día trae consigo, pues de acuerdo con Minaya “eso es una parte de la verdad”; más bien recomienda adoptar acciones en pro del buen desarrollo emocional.
“Yo decido sanar, busco los medios, veo con claridad, actúo con responsabilidad, aporto, recibo, disfruto el momento, acepto el dolor como parte de la vida y aprendo de él. Reconcilio mi pasado, construyo mi presente”, sostiene el experto en salud mental y emocional.

Cómo ser feliz en el caos
Mario Minaya entiende que en medio de cualquier situación de crisis, lo sensato es detenerse para evaluar y ver mejor cómo se origina la situación.

“El acceso desigual a la educación y la falta de generosidad son dos factores clave. El encuentro de dos miedos produce un pleito. Somos hermanos. Aun en el aparente caos se siguen dando gestos de solidaridad, de esfuerzos por construir lazos de paz”, asegura.

Agrega que vivir con tranquilidad es un modo de ser y de estar en el mundo. “Es optar por crecer de manera integral, reír, abrazar, conversar, escuchar el cuerpo, sanar la mente y abrir el corazón” –subraya el especialista.

“Ayudar lo emocional”
Sobre la necesidad de propiciar mayores facilidades y servicios para la salud emocional y mental en el país, Minaya sostiene que deben declararse como emergencia de salud pública los trastornos mentales.
“Depresión, trastornos obsesivos compulsivos, adicciones, suicidios, asesinatos de mujeres, homicidios, acciones violentas, corrupción, malversación de fondos; son señales de la desatención del ser humano, hambre de cariño, cuidado y reconocimiento. Maltratados ajustando cuentas. Miedosos sembrando miedos”, enumera Minaya.

Explica que es necesaria una mayor inversión para vivir con dignidad, menos impunidad ante el delito, y más difusión de iniciativas que motiven el buen pensar, el buen vivir y el bienestar.