Diversos sectores de la economía afirman que República Dominicana, cuya economía depende en gran medida del sector del turismo, en concreto del modelo sol y playa, adolece desde hace unos años de un proceso paulatino de degradación, motivado por diferentes factores que ponen en riesgo la viabilidad de algunas de las mejores playas del país.

Este grupo de empresarios indicó que el Ministerio de Turismo está reaccionando “con contundencia” y también ha promovido el interés de las compañías de dragados más importantes del mundo para solucionar una problemática común que afecta al desarrollo de uno de los pilares económicos del país.

Según un comunicado llegado a este medio, la situación resulta de alta preocupación para diversos sectores de la economía, no solo el turismo.

Por tanto, el sector privado se presentó decidido a actuar a través de las compañías de dragados más importantes del mundo, encabezadas por Boskalis, Jan De Nul y Rohde Nielsen, todas de origen europeo.

El Ministerio de Turismo, decidido a solucionar el problema, ha elaborado recientemente un nuevo proyecto de regeneración de playas en el país, por lo que estas compañías de dragados confían en que se les proporcione la oportunidad de actuar lo antes posible y preservar el patrimonio medioambiental turístico y, por ende, económico en la República Dominicana.

Entre las playas más afectadas figuran Boca Chica, Juan Dolio, en San Pedro de Macorís, Bayahíbe en La Romana, Bávaro en La Altagracia y otras.