El Primer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional condenó a 20 años de prisión a Claudio Fernández Hernández, alias Américo, hallado culpable de asesinar al niño Alexander Ranciel Basora Valdez, de cuatro años de edad, colgándolo por el cuello de un árbol con un cable telefónico.

La Procuraduría informó hoy, en un comunicado, de que el hecho se produjo en septiembre del año 2015, en el Ensanche Capotillo, y que el homicida aprovechó que el menor se encontraba jugando con sus amigos para acercarse al lugar con un cable de color negro en las manos.

De acuerdo con la instancia presentada por la Fiscalía, Fernández Hernández le dijo al niño "a ti te voy a matar" y a continuación llevó a cabo el crimen.

Media hora después de lo sucedido, el padre del pequeño preguntó por su hijo y, al no encontrarlo emprendió la búsqueda con la ayuda de varios vecinos, que dieron con el cuerpo horas después, debajo de un árbol ubicado frente a la vivienda del acusado, detalló la Fiscalía.

El Ministerio Público detalló que una vecina escuchó decir, en reiteradas ocasiones al condenado que si encontraba a algún muchacho tirándole piedras al zinc de su casa lo iba a matar.

El tribunal, conformado por las juezas Ingrid Fernández, Claribel Nivar Arias y Leticia Martínez Noboa, validó los elementos probatorios que presentó el Ministerio Público, representado en audiencia por la procuradora fiscal litigante Catalina Bueno Patiño.

El condenado deberá cumplir la pena impuesta en el Centro de Corrección y Rehabilitación Harás Nacionales.

El Primer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional condenó a 20 años de prisión a Claudio Fernández Hernández, alias Américo, hallado culpable de asesinar al niño Alexander Ranciel Basora Valdez, de cuatro años de edad, colgándolo por el cuello de un árbol con un cable telefónico.

La Procuraduría informó hoy, en un comunicado, de que el hecho se produjo en septiembre del año 2015, en el Ensanche Capotillo, y que el homicida aprovechó que el menor se encontraba jugando con sus amigos para acercarse al lugar con un cable de color negro en las manos.

De acuerdo con la instancia presentada por la Fiscalía, Fernández Hernández le dijo al niño "a ti te voy a matar" y a continuación llevó a cabo el crimen.

Media hora después de lo sucedido, el padre del pequeño preguntó por su hijo y, al no encontrarlo emprendió la búsqueda con la ayuda de varios vecinos, que dieron con el cuerpo horas después, debajo de un árbol ubicado frente a la vivienda del acusado, detalló la Fiscalía.

El Ministerio Público detalló que una vecina escuchó decir, en reiteradas ocasiones al condenado que si encontraba a algún muchacho tirándole piedras al zinc de su casa lo iba a matar.

El tribunal, conformado por las juezas Ingrid Fernández, Claribel Nivar Arias y Leticia Martínez Noboa, validó los elementos probatorios que presentó el Ministerio Público, representado en audiencia por la procuradora fiscal litigante Catalina Bueno Patiño.

El condenado deberá cumplir la pena impuesta en el Centro de Corrección y Rehabilitación Harás Nacionales.