El Primer Tribunal Colegiado de Santo Domingo condenó a 20 años de prisión a un hombre, supuesto brujo, acusado de abusar sexualmente de una menor de edad, en un hecho ocurrido en Santo Domingo Este, en julio del 2013.

El Ministerio Público presentó las pruebas que demostraron que el imputado Benjamín Placencia Herrera cometió el hecho en perjuicio de una adolescente de 16 años, cuyo nombre se omite por razones legales.

El expediente explica que la menor fue inducida por una amiga a visitar a un supuesto brujo y que ambas se trasladaron a la vivienda de Placencia Herrera, donde éste realizaba sus ritos.

Una vez dentro del lugar, el malhechor hizo creer a las adolescentes que estaba "montado", es decir, poseído por un espíritu, y éste le manifestó a la víctima que los espíritus querían comunicarle algo, por lo que la amiga de la adolescente se retiró de la habitación, y fue en esas circunstancia cuando cometió la agresión sexual tras amenazarla de muerte con un arma blanca.

Después de abusar de la menor, el agresor la amenazó con echarle una "brujería" a su familia si hablaba de lo ocurrido, situación que llevó a la víctima a guardar silencio.

Sin embargo, la madre de ésta fue notando ciertos cambios en su hija y decidió investigar hasta que la menor reveló que había sido abusada e interpusieron la denuncia ante la Unidad de Atención Integral a las Víctimas de Violencia de Género, Intrafamiliar y Delitos Sexuales.

El imputado deberá cumplir su sentencia de 20 años en la cárcel pública de La Victoria por haber violado el artículo 331 del Código Penal Dominicano y la Ley 136-03 de Protección y Derechos Fundamentales de los Niños, Niñas y Adolescentes.