La Segunda Sala Penal del Juzgado de Primera Instancia de Santiago condenó este lunes a 5 años de prisión y a una multa equivalente a 200 salarios mínimos a un hombre hallado culpable de clonar tarjetas de crédito en perjuicio de clientes de un restaurante de esta provincia, donde trabajaba como camarero.

El condenado es Luis José Toribio Martínez.

De acuerdo con la acusación, éste se dedicaba al fraude electrónico mediante el uso de un dispositivo que empleaba para la lectura y retención de información electrónica de las bandas de las tarjetas de crédito propiedad de clientes que visitaban el restaurante.