La Primera Sala de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional rechazó ayer la apelación del francés Nicolás Pisapia y de cuatro dominicanos condenados por el caso de 700 kilos de cocaína incautados en un avión en marzo de 2013.

De este modo, la corte ratificó la condena a 20 años de cárcel para Nicolás Pisapia, quien viajaba como pasajero VIP en la nave Falcon 50, que cargaba con 26 maletas de cocaína y que se alistaba para partir del aeropuerto de Punta Cana a Saint Tropez, Francia.

“Inmediatamente recibamos la decisión, vamos a proceder con el recurso de casación, esperamos que los jueces de la Corte Suprema puedan ver los errores que se han cometido en este proceso”, declaró su abogado, Andy de León.

El fallo confirma también 10 años de cárcel para Bolívar Alberto Mercado Díaz, ocho para Carlos Espinal, y cinco para Luis Daniel Pérez Martínez; además de cinco años, la mitad a domicilio, para Antony Antonio Santana, alferez de fragata que en el juicio de fondo se autoincriminó y testificó contra el resto.

Todos son considerados cómplices de la red internacional de drogas y la mayoría eran agentes de organismos de seguridad del Estado.

A pesar de ratificar la condena, el tribunal mantuvo a los cinco con la medida de coerción de libertad, con presentación períodica e impedimento de salida del país.

Ya el 11 de febrero, la sala, presidida por el juez Eduardo Sánchez Ortiz, había ratificado la pena a los dos pilotos de la nave, Bruno Odos y Pascal Jean Fauret. Ambos, también condenados a 20 años, habían burlado la justicia dominicana el 28 de octubre pasado, cuando abandonaron el país por la vía marítima.

El cuarto ciudadano galo, Alain Castany, quien figura como tripulante del avión, permanece convaleciente de un atropellamiento vial y su recurso será conocido cuando se recupere.