Un pequeño estadounidense de tres años se volvió alcalde en una pequeña población de Dorset, ubicada al norte Minnesota.

James Tufts ahora es el alcalde de una ciudad de tan solo 22 habitantes. Logró su puesto después de que su nombre fuera extraído de una urna de votaciones en un festival de comida.

“Yo quería mucho ser el alcalde", fue la declaración del pequeño James.

Para su campaña Tufts contó con el apoyo de su hermano mayor de seis años, Robert Tufts, quien también fue alcalde durante dos ocasiones: cuando tenía tres y cuatro años.

Al parecer, Robert le enseñó a dar apretones de mano y a mirar a sus votantes. El mayor de los hermanos está orgulloso de que su hermano siga sus pasos y se haya convertido en el alcalde de la ciudad, informó el programa “Today” de la cadena televisiva estadounidense “NBC”.