La precandidata del Partido Demócrata, Hillary Clinton, fue sorprendida recientemente yendo al salón de belleza John Barrett, situado en la Quinta Avenida de Nueva York, donde un corte de cabello se cobra en 600 dólares.

Según informa el portal Page Six, el miércoles por la mañana la exprimera dama visitó el lugar acompañada por un séquito de guardaespaldas y una flota de coches oficiales. Esto ocurrió momentos  antes de dirigirse hacia Harlem, barrio ubicado al norte de Manhattan.

Se sabe que cada vez que Clinton decide atender su cabellera, el personal de John Barrett cierra sus puertas para que reciba los tratamientos en privado.

Esta no es la única ocasión en que los Clinton han protagonizado un escándalo de esta naturaleza:  en 1993 volvió a indignar  cuando se conoció que pagaba 200 dólares por este mismo servicio.