Miles de personas desde tempranas horas de ayer se apoderaron del centro de la ciudad de Cleveland en Ohio, convocados por la celebración de la Convención Nacional del Partido Republicano, aunque no todos llegaron para apoyar la plataforma y el virtual candidato presidencial de ese partido.

Durante el día, varios manifestantes a favor y en contra se dieron cita en la Public Square, espacio designado para protestas, aunque se trató más bien de individuos tratando de enviar un mensaje y no de grandes grupos de personas manifestándose.

La presencia policiaca es muy notable. Cerca del medio día varias decenas de oficiales de la Policía de Cleveland permanecían en la Public Square y recibían instrucciones de sus superiores. El gobierno federal había asignado $50 millones a la cuidad de Cleveland solamente para destinarlos a cuestiones de seguridad alrededor de la convención republicana. Más de 2 mil oficiales se encuentran trabajando en las calles del centro de la ciudad, más el apoyo de agentes del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) y el Servicio Secreto de los Estados Unidos.

“Vamos a mantener el carácter pacíficos y nos aseguraremos que todo el mundo tenga la oportunidad de expresar sus derechos sin violentar los derechos de las otras personas”, expresó a Metro Eric Poole, oficial de la Policía de Cleveland, quien dijo además que todo el equipo recibió entrenamiento especial de las agencias federales de seguridad como de la preparación del evento.

En información suministrada a Metro se indicó que hay cuatro mil soldados y tres mil policías activados para mantener la seguridad dentro de la zona. Alrededor de 50 mil personas se encuentran en el centro de Cleveland para asistir a la convención, incluyendo alrededor de 10 mil miembros de la prensa.

Afortunadamente esa presencia policiaca no ha tenido que intervenir o ser activada para manejar algún suceso fuera de control y las manifestaciones que se han dado han sido de manera pacífica y ordenando.

Entre los protestantes y varios ciudadanos entrevistados por Metro Internacional, la llegada de inmigrantes indocumentados a Estados Unidos y las propuestas del virtual candidato presidencial republicano, Donald Trump, parecen ser determinantes a la hora de apoyar o no la candidatura del empresario.

La deportación de indocumentados y la construcción del muro propuesto por el virtual candidato para evitar la entrada ilegal de mexicanos, centroamericanos y de otras nacionalidades en términos generales es un debate que se ha hecho evidente en el centro de Cleveland.

“Que construya el muro. No es racismo Nosotros no queremos tener un muro, pero es necesario tenerlo, porque la gente está llegando a nuestro país y no están mostrando respeto. Si vienen ilegalmente, serán echados afuera. La puerta este a ahí, somos una nación de inmigrantes, si vienen a este país, que vengan por la puerta (legalmente)”, dijo a Metro Julián Raven, un pintor neoyorquino inmigrante de Londres y criado en España, quien aseguró llegó a Estados Unidos de forma legal y logró convertirse en ciudadano estadounidense legalmente.
 

Raven, delegado alterno por Nueva York, sostenía en sus manos una obra de arte pintada por él mismo, donde resaltaba el rostro de Trump, la bandera de Estados Unidos, el águila que es símbolo nacional y la frontera entre México y la nación estadounidense. Pero no todos los presentes favorecieron la pintura y la propuesta de Trump.

“Creo que el muro es parte de la xenofobia, ya sea contra mexicanos, musulmanes, homosexuales, mujeres, el muro sólo representa otro ejemplo de este líder divisible”, afirmó por su parte Gil Mobley, un doctor de la sección de traumas en emergencias que además diagnosticó a Trump como un “mentiroso patológico” y sostenía en sus manos una pancarta que leía “necesitas alguien que unifique, Trump divide”.

“La construcción del muro es completamente racista y está mal”, apuntó por su parte Windsoy, de 25 años y residente del centro de Cleveland. El debate se intensifica al tiempo que en los Estados Unidos los hispanos se registran en cantidades récord para votar en la elección presidencial de noviembre. De hecho, unos 27.3 millones de latinos son elegibles para votar, según la National Association of Latino Elected and Appointed Officials (Naleo).

“La familia de mi esposo vino de Alemania, ellos vinieron por los canales apropiados y eso es lo que tenemos que esperar de todos, no podemos simplemente abrir las compuertas y dejar que todo el mundo entre, no podemos asumirlo económicamente y no sabemos quién está entrando. Nunca podemos decir que todo el mundo es malo, pero en el ataque de Niza, ¿cuántas personas se necesitaron?”, señaló por su parte Gohnna Beuerlein, de 54 años, añadiendo que favorecía a Trump porque es un candidato “honesto” que dice simplemente, lo que tiene que decir.

Al interior del Quicken Loans Arena, ultimaban ayer detalles para la sesión inaugural de la convención, hoy a las dos de la tarde.