Uno de los hombres más ricos del mundo ha lanzado una propuesta que genera polémica: Solamente trabajar tres días a la semana, once horas cada día. 

El mexicano Carlos Slim, insistió en su propuesta lanzada hace tiempo, en la que plantea reducir la semana laboral a tres días, esto para generar más empleos y que los trabajadores puedan desarrollar otras actividades que impulsen la economía, tales como turismo, entretenimiento y capacitación. 

"Lo que necesitamos económicamente como país es que haya más actividad económica, mucho mayor preparación de la población, mayor nivel educativo y no solo académico, sino capacitación para el trabajo, aprender a aprender durante toda la vida", comentó en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México, informó el periódico local "La Jornada". 

¿Qué tan conveniente es?

A nivel internacional, esta medida tuvo el visto bueno de Richard Branson, CEO de la compañía Virgin y uno de los diez hombres más ricos del mundo según "Forbes", quien en 2014 declaró: "La propuesta de Slim está enfocada principalmente en los mayores. Como bien se sabe, las personas viven más, tienen más salud y quieren continuar disfrutando de su vida activa mientras sea posible". 

Al respecto, la revista internacional "Forbes" pide considerar los beneficios de esta medida. "¿Qué tal que es la clave del éxito?", cuestiona y recuerda casos al respecto, como cuando en 2008 el gobierno en Utah, Estados Unidos, arrancó esta iniciativa e incrementó la productividad y el nivel de satisfacción de sus trabajadores. 

Por otro lado, Ryan Carson, CEO de la empresa de tecnología "Treehouse", publicó en su blog: "Trabajamos cuatro días a la semana y ganamos 4.75 millones de dólares". Carson explica que esta decisión en su empresa le dio mayor protagonismo en medios de comunicación, lo que derivó en mejores inversionistas y el aumento de su equipo de trabajo.

Sin embargo, no todas las voces están a favor: "Mi sospecha es que esta iniciativa presenta muchos inconvenientes. Necesita mayor investigación, porque los trabajos bajo presión podrían volverse más estresantes", explicó el doctor Scott Schieman de la Universidad de Toronto, en entrevista con el sitio "GlobalNews"