“Quisimos crear una escuela que cambie el concepto de escuela. Donde los padres se acerquen a la educación de sus hijos, que las comunidades sientan como centro de todo aprendizaje y conocimiento y que prepare a los niños del futuro para solucionar problemas que hemos creado a través de nuestro desarrollo desmedido. Una escuela que nos enseñe nuevamente a convivir en equilibrio con el entorno. Ojalá esta escuela nos recuerde que podemos repensar la forma en la que habitamos este planeta y empecemos a pensarnos como parte del mundo en que vivimos, respetando al aire, el agua y la tierra, más esenciales para nuestra vida que cualquier pedazo de tecnología que queramos. Ojalá que reconozcamos y nos adaptemos al equilibrio perfecto de la naturaleza, que ha tenido la paciencia que nosotros no tenemos para desarrollarse durante millones de años. En esa perfección está la clave para una sociedad diferente”.