El coordinador general de la Alianza Dominicana Contra la Corrupción (Adocco), Julio Cesar Tiburcio, auguró hoy que en los próximos días se producirán "renuncias masivas" entre el cuerpo judicial y policial, debido entre otras razones, a sus condiciones laborales.

En declaraciones anoche al programa "De entero crédito", que se emite por Súper Canal Caribe difundidas hoy en una nota, el coordinador de Adocco razonó que en el caso de los magistrados su actitud se debe a las "precariedades" con que desempeñan su trabajo, a lo que se le agrega las presiones que desde distintos litorales se ejercen en su contra.

Denunció que hay sectores, entre los que admitió se encuentran instancias de la sociedad civil, "que quieren controlar ese poder del Estado y para llevar a cabo sus propósitos recurren al descrito del trabajo de los jueces".

Tiburcio también denunció que en la denominada "cumbre del Poder Judicial" que se piensa celebrar "se han producido exclusiones de representantes de importantes sectores que tienen que ver con el desenvolvimiento de la justicia en República Dominicana".

"Tenemos informes de que próximamente se producirán renuncias masivas de jueces de las distintas jurisdicciones del país, los cuales se encuentran agobiados por las presiones que algunos sectores ejercen en su contra, a lo que hay que agregarle las precarias condiciones con que se desenvuelven en su trabajo", reiteró.

Respecto a las condiciones físicas en las que trabajan algunos profesionales de la justicia reveló que en muchos lugares los magistrados "trabajan en oficinas sin ventilación y carente de sanitarios con la limpieza adecuada" y en la provincia de Santo Domingo la Oficina Judicial de Servicios de Atención Permanente funciona en un furgón donde recientemente un abogado que litigaba en medio de esas condiciones murió víctima de un infarto fulminante.

El coordinador general de ADOCCO, pronosticó que también que en las filas de la Policía Nacional se producirán renuncias masivas, tanto en clases y alistados, así como en la alta oficialidad como resultado de la aprobación de una legislación "que lo menos que tomó en cuenta fue la calidad de vida de los policías".

Además opinó que se ha promovido una ley que no toma en cuenta la mejoría de las condiciones de trabajo y de vida.

Por último, indicó que los agentes policiales "están en una situación sumamente difícil ya que, además de devengar un salario que no le alcanza para alimentarse, se le ha prohibido ejercer otras labores en el tiempo que en que no están prestando servicios".