Mantener el calentamiento global por debajo del umbral de 2°C es uno de los temas principales que se discutirán durante el Foro de Innovación Sostenible en Francia a finales de noviembre.

Los países tendrán que acordar qué medidas de reducción de emisiones se pueden aplicar en casa y luego hacer un compromiso ante la comunidad internacional. Más de 160 países han confirmado su participación. Si se ponen de acuerdo en París con un conjunto de normas a seguir para avanzar en materia de cambio climático, aunque no sea suficiente para evitar un calentamiento, habrá aún esperanza de implementar medidas adicionales con el fin de detener las emisiones.

“Se esperan más progresos de la COP-21,” dijo Dennis L. Hartmann, profesor del Departamento de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad de Washington, a Metro. “Si sólo pudiéramos dar una señal de una fuerte intención por hacer la transición a una economía más neutra en carbono, esto podría cambiar la percepción de los individuos y de la industria y hacer que una transición rápida sea más probable”.

La fórmula para mantener un clima seguro y estable, según las estimaciones de los expertos, es sencilla: escalar de forma masiva la energía renovable para nuestros sistemas de energía y transporte, aumentar la eficiencia energética en la industria y ser más inteligentes en la agricultura para que el uso del suelo se convierta en parte de la solución en lugar de parte del problema.

“Eso es todo más fácil decirlo que hacerlo, pero tenemos la oportunidad de elegir un futuro bajo en carbono que sea más próspero, seguro y saludable”, explicó Andrew Deutz, director de Relaciones Gubernamentales Internacionales en The Nature Conservancy.

Según un reciente informe del Banco Mundial, si no se cumple la meta de la COP-21, los más pobres de los países en desarrollo, quienes son los menos responsables de los problemas ecológicos, sufrirán más por el cambio climático no mitigado. Eso lo replantea desde un problema económico y ambiental a un asunto de justicia social. Sin embargo, como los expertos observan, es muy difícil de evitar.

“No veo que sea posible detener el aumento de la temperatura global en 2°C”, dijo Charles Fletcher, profesor en el Departamento de Geología y Geofísica de la Facultad de Ciencias de la Tierra y el Océano y la Tecnología en la Universidad de Hawai. “Pero si lo queremos intentar, tenemos que tener éxito en París, vigilar el cumplimiento, y luego bajar las emisiones con más medidas de mitigación en los próximos años”.

En conjunto, los países tienen una capacidad increíble para hacer frente al cambio climático y beneficiarse de una rápida evolución hacia la energía limpia, y París es una oportunidad clave para que esto sea realidad.

“Vamos a tener que trabajar con el sector privado para asegurarnos de que lean las señales de París y cambien sus modelos de negocio y estrategias de inversión para salir adelante en un futuro bajo en carbono, y realmente conducirlo,” concluyó Deutz.

“Esta es una maratón; todavía tenemos un largo camino por recorrer, pero deberíamos salir de París con un ritmo acelerado”, dijo.

Los efectos del cambio climático: